Pierde un brazo en la misma fundición de Abadiño en la que en diciembre se registró otra amputación

Trabajadores de Fundiciones Garbi protestan por la falta de seguridad de su empresa. /VIRGINIA ENEBRAL
Trabajadores de Fundiciones Garbi protestan por la falta de seguridad de su empresa. / VIRGINIA ENEBRAL

El operario, de 47 años y vecino de Barakaldo, se encontraba realizando labores de mantenimiento momentos antes del accidente laboral

ELCORREO

Un trabajador ha perdido un brazo en Fundiciones Garbi, una empresa de Abadiño que ya registró el pasado mes de diciembre un accidente laboral de similares consecuencias.

El operario, de 47 años y vecino de Barakaldo, se encontraba sobre las dos de la madrugada del martes realizando labores de mantenimiento en una cinta transportadora cuando su brazo fue atrapado por la misma. Como consecuencia del accidente, al trabajador, que fue trasladado al hospital de Galdakao, se le tuvo que amputar el brazo.

El pasado mes de diciembre otro hombre, un vecino de Berriz de 31 años, sufrió la pérdida de una de sus dos extremidades superiores en circunstancias muy similares. También realizaba labores de mantenimiento en el turno de noche. LAB denunció tras el siniestro que el operario no estaba debidamente protegido para realizar esta tarea.

Tras estos «dos accidentes graves en unos pocos meses», los operarios de Garbi han expresado por WhatsApp su temor de que otro suceso similar vuelva a ocurrir. «Mañana nos puede tocar a cualquiera. Pásalo y difúndelo en solidaridad con los compañeros accidentados. ¡No más mutilaciones! ¡No más accidentes de trabajo! Con nuestra sangre amasan sus fortunas», termina el mensaje. Los empleados han dejado patente con anterioridad la falta de seguridad de la plantilla, integrada por 150 trabajadores, de una empresa que también sufrió tres incendios en el plazo de un mes el pasado verano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos