Pedaladas de superación

Javi Agirre tras cruzar la línea de meta de la Transplant Bike. / J. A.
Javi Agirre tras cruzar la línea de meta de la Transplant Bike. / J. A.

El durangués Javi Agirre, tras superar un transplante, ha ejercido de embajador del equipo Transplant Bike el año pasado

NAHIKARI CAYADO DURANGO.

Triunfar en el mundo del deporte es complicado y más aún después de sufrir una grave enfermedad. Es el caso del durangués Javi Agirre, un claro ejemplo de superación. Y es que, a pesar de haber sufrido un trasplante, forma parte del grupo de ciclismo Transplant Bike, siendo el año pasado embajador del mismo. Su vida cambió de golpe cuando a sus 30 años le diagnosticaron una insuficiencia renal.

«El sindicato de transportistas de Bizkaia pidió voluntarios para hacer un estudio médico de las enfermedades de los transportistas y me presenté voluntario. Cuando me dieron los resultados me recomendaron que acudiese al nefrólogo, ya que algo no marchaba bien. Fue entonces cuando me diagnosticaron una enfermedad en el riñón», relata Agirre. También recuerda cómo en ese momento el mundo se le vino encima, pero nunca dejó de pedalear, ya que «quería ser el paciente perfecto en la operación del trasplante, estar en forma y que todo saliese bien»

Y así lo hizo. Con paciencia, mucha fuerza de voluntad y siguiendo siempre las recomendaciones del médico, volvió a coger la bici y retomar su carrera como ciclista, siendo el único vasco embajador de una carrera pionera y única en el Estado llamada Transplant Bike. «Tiene como objetivo concienciar a los enfermos crónicos o a los trasplantados de que pueden hacer deporte, y de los beneficios que éste acarrea», aclara.

La iniciativa surgió tras la fusión de la Fundación Renal Jaume Arnó y la plataforma de ejercicio para enfermos crónicos y trasplantados Trainsplant. Tiene como propósito promover y fomentar la realización de programas de ejercicio físico en diferentes hospitales, y a su vez, otro aspecto a destacar es el de la promoción de la donación de órganos.

Prromoción actividad física

Los beneficios obtenidos en las carreras están destinados a proyectos de promoción de actividad física en población con enfermedad crónica en la localidad donde se realiza la prueba. El año pasado Javi Aguirre logró que dichos beneficios se destinasen a Bilbao, ya que gracias a su ilusión y duro trabajo, el pasado 10 de septiembre se celebró la Transplant Bike 2017 en la capital vizcaína.

«Nosotros somos muy deportistas y muy solidarios, por lo que se me ocurrió hacerla en Bilbao», apunta. Una marcha cicloturista cuyo objetivo era el de «animar a los enfermos crónicos y los trasplantados a hacer deporte como una persona normal, con sus limitaciones, pero que vean que lo pueden hacer» y hacer hincapié en que «a nosotros el deporte nos viene muy bien porque tomamos mucha medicación y el ejercicio ayuda a disminuir los efectos secundarios».

El durangués aporta su granito de arena en el mundo de esta enfermedad y tiende la mano a todos aquellos que se encuentran con el mismo problema. «Cuando me diagnosticaron el problema renal me vinieron muchas dudas encima y no tenía a nadie que me las pudiese resolver, ya que no conocía a nadie que estuviese viviendo lo mismo que yo. Es por eso que mediante Transplant Bike queremos ayudar y enseñar a la gente que está en nuestra misma situación a salir adelante», recalca.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos