El patrimonio escultórico de Durango descubre sus secretos

Presentación de la iniciativa junto a la escultura de Novella. / V. E.
Presentación de la iniciativa junto a la escultura de Novella. / V. E.

El historiador Mikel Onandia dirigirá el 5 de noviembre un recorrido por una docena de obras de Néstor Barrenetxea, Jesús Jauregi, Vicente Larrea o Juanjo Novella

VIRGINIA ENEBRAL DURANGO.

¿Qué tienen en común Errotaritxuena, la ermita de San Pedro en Tabira, Landako y el Palacio Etxezarreta? Aunque en ocasiones pasen desapercibidas, en todos estos rincones sobresale la talla de algún artista: Néstor Basterretxea, Jesús Jauregi, Vicente Larrea, Juanjo Novella..., una lista en la que predominan nombres de creadores vizcaínos, sin bien también aparecen firmas guipuzcoanas o internacionales. «Muchas veces tenemos una obra de arte delante de las narices y ni nos fijamos», admite Mikel Onandia, filósofo e historiador de arte y autor de las publicaciones 'Artea Durangaldean gaur' y 'Arte kritika eta flamingoak zeru berdean'.

Mikel Onaindia será el encargado de descubrir el próximo día 5 de noviembre las curiosidades y secretos de laa docena de esculturas que salpican la villa en una actividad promovida por Gerediaga Elkartea. «Nuestro objetivo siempre ha sido y será dar a conocer la historia y el patrimonio de la comarca», subrayó Izaskun Ellakuriaga, integrante de la asociación, durante la presentación de la iniciativa y de la revista que editan anualmente. «Queremos sacar Astola a la calle”. De ahí que además de las visitas guiadas que se llevarán cabo el primer domingo del próximo mes en castellano y euskera, para las que hay que reservar plaza, colocarán un punto de venta el día anterior en el pórtico de Andra Mari.

«Será una excusa para dar un paseo por Durango y mirar con otros ojos las piezas que están ahí y que forman parte de nuestro paisaje urbano diario», apunta Onandia, quien prefiere referirse a la actividad como «diálogo». «Más que un visita guiada, intentaré que sea una conversación, un aprendizaje, una oportunidad para indagar. Siempre, eso sí, con un espíritu didáctico y lúdico. A veces se le da una dimensión al arte que dificulta el ocio. Y una cosa no debería estar reñida con la otra, así que confío en que lo pasemos bien»

Museo al aire libre

El punto de partida del recorrido planteado por Gerediaga es un proyecto impulsado entre 1898 y 1991 por el artista Víctor Arrizabalaga llamado Museo de Escultura al Aire Libre. El deseo de este artista de Mañaria era poner en valor la producción vasca de la segunda mitad del siglo. A pesar de que Arrizabalaga logró la participación de creadores como Agustín Ibarrola o Basterretxea, así como el apoyo de el Ayuntamiento, la Diputación y el Gobierno vasco en un plan que iba a contar con un presupuesto de 722 millones de pesetas, finalmente la idea no se completó. «Hay piezas de distintas épocas que no siguen la senda marcada, quizá por eso falta coherencia en el conjunto», reconoce Onandia, quien sin embargo señala que la base existente es «interesante».

Gerediaga no ve con malos ojos que se pudiese retomar el proyecto, un planteamiento que el historiador comparte. «No en los términos iniciales que se establecieron en los noventa, pero si se le da un vuelta y se cuenta con la participación ciudadana, se le podría dar visibilidad a ese patrimonio escultórico». De todas las obras, Onandia destaca 'Abstracción', de Vicente Larrea, realizada en hierro y que estaba en el plan original, así como 'Hirugarren Hilarria', del reconocido creador de Bermeo. «Es singular no solo por su autor, sino por su ubicación, en un lugar tan especial de Tabira como San Pedro».

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos