«Parecía como si esperáramos el paso del ciclón Katrina»

Artistas decoran Kurutziaga, y los comercios siguen sus pasos. / E. C.

Una academia de arte anima los desnudos paneles de madera colocados para blindar Kurutziaga del recinto de las txosnas

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Cada mañana cuando Juan Azurmendi levantaba la persiana de la Academia de Bellas Artes Kurutziaga de Durango no se podía quitar de la cabeza a imagen insólita y «horrorosa» de toda la calle blindada con desnudos murales de madera. «A esas horas, sin apenas gente en la calle, parecía como si esperáramos el paso del ciclón Katrina, era horroroso», admitía. Una imagen que, aunque busca salvaguardar los escaparates de comercios y portales emplazados en la zona de las txosnas para los 'Sanfaustos', es a todas luces una instantánea desoladora.

Con el propósito de romper esa estética y a modo de protesta, el alumnado de la academia, encabezados por Azurmendi, han sacado sus pinceles y aerosoles para decorar los instalados en su local. Y sin duda han dejado una huella que ha entusiasmado a los transeúntes. Los residentes, por su parte, no están para murales ni arte. Su única preocupación es soportar el ruido que se genere durante las fiestas y que se respeten las medidas de seguridad en caso de que una ambulancia tenga que acercase a la zona como pasó hace cinco años durante la primera ocasión que las txosnas se instalaron en Kurutziaga.

«La gente se para a ver como trabajamos y algunos comercios nos han dicho que también decoremos los murales de sus escaparates», asegura. La idea no ha disgustado al profesor, pero reconoce que sería imposible pintar toda la zona en las horas que el alumnado tiene clase. Para el pintor sería interesante organizar el próximo año un concurso de murales para decorar los paneles de madera que se colocan en la calle donde se instalan las txosnas. «El muralismo está muy de moda y fuera de Euskadi se han creado asociaciones solo para este fin», explica Juan Azurmendi.

De momento, una veintena de alumnos ha participado en la iniciativa que ya ha dejado huella en la zona. Media decena de nuevos y coloridos murales adornan desde esta semana la calle y ponen un toque de estilo a la zona de txosnas. Los alumnos, además, aprovechan para hacer uso de diversas técnicas ya que para el escaparate de la academia han pintado un dragón con la técnica aerográfica utilizada para pintar coches y motos. Los jóvenes que han tomado parte en esta iniciativa están encantados, para ellos ha sido una «experiencia nueva y muy enriquecedora», avanza Azurmendi. Y el resultado es, sin duda, espectacular.

Fotos

Vídeos