La ONCE deja una lluvia de 350 millones de euros en Matiena

Una agraciada muestra el boleto premiado junto a Jone. / E. C.

Se trata del segundo premio que Jone Andrades distribuye desde el kiosko de Trañabarren que ocupa desde hace casi dos años

YOLANDA RUIZ ABADIÑO.

Jone Andrades ha empezado el año con muy buen pie. El sorteo diario del pasado jueves volvió a sonreír ayer al popular barrio abadiñarra de Matiena en el que esta vendedora de la ONCE desarrolla su trabajo en los aerca de dos últimos años. El número 32.109, del que había vendido diez cupones, resultó afortunado con un premio de 35.000 euros cada uno de ellos. En total ha conseguido repartir 350 millones de euros, que se suman al 'Mini Sueldo de tu Vida' que otorgó en abril del año pasado. La persona agraciada en aquella ocasión recibió 5.000 euros en metálicio, además de 500 euros al mes durante cinco años.

Desde su kiosko, ubicado en la céntrica calle Trañanarren que atraviesa el barrio de Matiena, esta vecina de Ondarroa no podía estar más contenta a media mañana de ayer. Para esa hora ya había recibido la visita de dos clientes habituales que habían resultado afortunados en el sorteo del jueves. «Ninguno de ellos se lo creía, me insistían en que lo comprobara bien. Al asegurarles que era verdad que habían ganado 35.000 euros no cabían de alegría. Es muy gratificante poder hacer feliz a la gente», admitía a sus 41 años de edad esta vendedora de la ONCE.

La satisfacción de Jone Andrades era tal ayer que recordaba como una anécdota el hecho de que a última hora del jueves se desprendiera del último boleto que le quedaba y que pocas horas después iba a resultar premiado con 35.000 euros. Esta vecina de Ondarroa relataba que se había quedado con un cupón del número 32.109, pero minutos antes de bajar la persiana, hacia las ocho de la tarde, se acercó una clienta. «Como en ese momento no tenía más cupones en papel que el que había reservado para mí no tuve reparos en darle el último que me quedaba. Podía haber sacado un número de la máquina pero le dí el que me había quedado y mira la suerte le ha sonreído a ella», de quien aseguraba que no era conocida.

Se había quedado con un cupón premiado, pero lo vendió a última hora del jueves

Como no hay dos sin tres, a esta vendedora de la ONCE en Abadiño le encantaría volver a repartir suerte desde el kiosko que ocupa en el popular barrio de Matiena desde noviembre de 2015.

Fotos

Vídeos