Las obras para abrir el parque de psiquiátrico costarán 100.000 euros más tras su paralización

Las obras se retomaron ayer después de permanecer medio año paralizadas. / MAIKA SALGUERO
Las obras se retomaron ayer después de permanecer medio año paralizadas. / MAIKA SALGUERO

El Ayuntamiento ha aceptado las exigencias de Osakidetza para poder retomar ayer los trabajos, que se esperan finalizar en primavera

MANUELA DÍAZ ZALDIBAR.

Zaldibar reanudó ayer las obras para la construcción del muro del psiquiátrico que permitirá liberar un parque con una extensión equivalente a un campo de fútbol en mitad del casco urbano. Lo hace después de seis meses paralizadas por los cambios que el Centro de Salud Mental de Osakidetza exigía al Ayuntamiento sobre el proyecto inicial. Con un presupuesto inicial de más de 207.400 euros, los trabajos requerirán de un coste añadido de 76.400 euros, a los que se sumarán los gastos por haber tenido la obra parada seis meses. «Si no hubiéramos aceptado las exigencias, las obras seguirían paradas», matizó la alcaldesa, Arantza Baigorri. La regidora espera que los zaldibartarras pedan disfrutar del nuevo espacio a partir de la primavera.

El mayor coste añadido se debe a la construcción de una nueva caseta de seguridad, tras desechar el contenedor de puerto que incluía el proyecto. Para levantar la nueva edificación, el Consistorio destinará 59.000 euros. Las obras, que comenzaron hace casi un año y tenían una duración estimada de tres meses, llevan paralizadas desde finales de junio. Falta por colocar aún los cristales del nuevo muro que se está construyendo en el interior del recinto de Osakidetza y en el que se combina acero y cristal para hacer la estructura, de 2 metros de altura y 220 de longitud, «más amable tanto para los pacientes como para los vecinos» .

Anfiteatro en la ladera

Junto al remate de la nueva cerca, se construirá una puerta, y también faltaría por concluir las acometidas. Acto seguido se procederá al derribo del muro de ladrillo y se construirá un anfiteatro en la ladera, junto a la zona de la parada de autobuses, para actuaciones y juegos. Los terrenos, la capilla del Psiquiátrico y la Casa de las Hermanas -donde se ubica el ambulatorio-, han sido cedidos de manera gratuita por el departamento de Salud de Gobierno vasco al Ayuntamiento por 30 años.

Durante los meses que ha durado el paro, el Consistorio ha mostrado su indignación por las constantes exigencias del Centro de Salud Mental, que incluso reclamaba «hasta el certificado de garantía de la silicona que se utilizará en la zona acristalada del muro». Puntualizaciones que han ido incrementado el presupuesto final de unas obras muy esperadas y que cambiarán por completo la fisionomía del municipio, acostumbrado desde la Edad Media a ese insólito murete que acotaba los terrenos del Conde de Peña Florida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos