La nueva escuela de música acapara la mayor inversión de Amorebieta para el próximo año

Fotomontaje del aspecto que lucirá la nueva escuela de música junto al centro Zelaieta. / E. C.
Fotomontaje del aspecto que lucirá la nueva escuela de música junto al centro Zelaieta. / E. C.

Supondrá un desembolso equivalente a la mitad del este capítulo, que se eleva a más de 3,4 millones de euros en los prespuestos de 2018

VIRGINIA ENEBRAL AMOREBIETA-ETXANO.

2018 vendrá marcado para Amorebieta como el año de los grandes proyectos, aunque la mayoría no verá la luz hasta el siguiente ejercicio. Eso es al menos lo que se traduce de los presupuestos aprobados ayer en pleno, a pesar de la oposición de EHBildu y Hiri Ekimena. Los más importantes, tanto por su repercusión como por la inversión que significarán, son la escuela de música, para la que se ha reservado un partida de 1.687.501 euros, y la reforma integral de la calle San Miguel, que supondrá un desembolso de 869.485 euros para las arcas municipales.

La construcción del centro, que se ubicará en Zelaieta, arrancará en primavera y la previsión es que sus puertas se abran para el arranque del curso 2018-2019. Mientras tanto, los trabajos de la arteria principal de la localidad ya se han iniciado y cuentan con un plazo de seis meses, es decir, que la ciudadanía disfrutará de una remodelada vía antes del verano.

La tercera gran obra es la cancha de Urgozo, en Betarragane; sin embargo el edificio está en fase de redacción de proyecto, por lo que el Ayuntamiento únicamente ha previsto una cuantía de 100.000 euros. «La idea es que las excavadoras entren a finales del próximo ejercicio, pero por si acaso, no hemos querido tener más dinero inmovilizado», explicó Andoni Agirrebeitia, alcalde de la localidad. La inauguración de esta nueva instalación tampoco se llevaría a cabo hasta dentro de dos años.

El Consistorio dio luz verde a un presupuesto que asciende a 26.879.703 euros, unas cifras muy similares a las de este año, ya que apenas suben un 2%. Mantener los servicios públicos conllevará gastar más de 16,7 millones de euros, es decir, el 62% del total. La mayoría se dirigirán al departamento de acción social, en torno al 20%. A bastante distancia le seguirán cultura (menos del 15%), el gasto en agua y saneamiento (13,3%), deportes (11,8%), la limpieza y la recogida de basuras (alrededor del 8% cada una) o el alumbrado y el empleo, que suponen menos del 5% cada uno.

Cohesión territorial

La red de bidegorris impulsada este año con medio millón de euros continuará su expansión con otros 600.000 euros, que permitirán llevar el carril-bici hasta los barrios de Larrea y Dudea de Etxano. Otro buen pellizco se lo llevará el Centro Nafarroa. A los 400.000 euros empleados este año se sumarán otros 550.000 euros. Los resultados solo podrán verse tras el verano, único momento en el que pueden acometerse las obras de reforma en estas instalaciones.

«Nuestro objetivo es lograr una Amorebieta más cohesionada, y por eso, cada año realizamos actuaciones en los distintos barrios que conforman el pueblo», subrayó el primer edil. La mejora del entorno de Legarrebi significará un desembolso de 200.000 euros; la construcción de una estación depuradora de aguas residuales en La Bañera tendrá un coste de 150.000 euros, mientras que llevar el abastecimiento a San Juan supondrá 120.000 euros.

Además, se estudiará la eliminación de barreras arquitectónicas en Santa Ana y la calle Carmen, de ahí que se hayan consignado 120.000 euros para sendos estudios de accesibilidad. Por último, en los barrios de Astepe, Tantorta y Saratxu también se desarrollarán pequeñas intervenciones.

Antes de la aprobación de las cuentas del próximo ejercicio, la Corporación se comprometía a contar con la participación ciudadana para la elaboración del presupuesto de 2019, si bien no aclaraba cómo sería esa consulta. «Aún no sabemos cuál será el modelo que utilizaremos para recoger las aportaciones de vecinos y vecinas» -reconoció Iker Basagoiti, concejal de Hacienda-, «podría ser el mismo que se utilizó para desarrollar el Plan General de Ordenación Urbana o elegir el modelo de fiestas, también podríamos fijarnos en el Ayuntamiento de Bilbao, pero debemos ser conscientes de las limitaciones de un pueblo de menos de 20.000 habitantes». EH Bildu, recibía con satisfacción el anuncio, «una reivindicación de nuestro grupo durante muchos años». Sin embargo, veía al mismo tiempo, «un claro oportunismo» en la decisión. «Los de 2019 serán los últimos presupuestos de este equipo de gobierno y creemos que es un movimiento electoralista de cara a las siguientes elecciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos