Una nueva avería en la caldera deja sin aulas al alumnado de Primaria en Atxondo

Desperfectos ocasionados por la avería de la caldera. / E. C.

Se trata del cuarto percance en los cuatro años que lleva en funcionamiento este edificio de la escuela

VIRGINIA ENEBRAL ATXONDO.

Ha vuelto a pasar. La cuarta vez en cuatro años, los mismos que tiene el edificio, y solo tres meses después de la última avería, que fue en junio. La caldera de las escuelas públicas de Atxondo se rompió ayer por la mañana y obligó a que paralizó la jornada educativa para todos los niños y niñas de Primaria del municipio. «Ya van cuatro y los percances cada vez son peores», señalan desde la Asociación de Madres y Padres del Alumnado (AMPA). En la primera ocasión afectó al gimnasio, que estuvo mes y medio inutilizado; la siguiente tocó en los pasillos; la anterior alcanzó el comedor; y ayer el agua cayó sobre las aulas, lo que significó que también cayeron los falsos techos. «Está ubicada en el último piso, así que cada vez que hay cualquier fuga, se empantana el interior», explica el alcalde, David Cobos.

La consecuencia inmediata fue que las clases se cancelaron y los progenitores tuvieron que ir a recoger a los menores. La siguiente es que, aunque mañana está previsto seguir con la docencia, las materias no se impartirán en la construcción que tantos quebraderos de cabeza ha traído al Consistorio desde su ejecución. Se hará en otros inmuebles de propiedad municipal.

«Estamos muy enfadados. Al final, entre el Ayuntamiento y el Departamento de Educación del Gobierno vasco, la casa sin barrer. Se pasan la pelota unos a otros y los máximos perjudicados son nuestros hijos e hijas», recalcan desde el AMPA. Este colectivo insiste en quee lo único que reclama es «una solución definitiva y cuanto antes».

El primer edil admite estar también cansado de un problema que se repite sin que hayan dado con el remedio. A la espera de lo que dicte el informe técnico, Cobos apunta a un problema que va más allá de la propia caldera. «Es un colegio nuevo y no es lógico, ni aceptable que se averíe cuatro veces en cuatro años. No puede ser un tubo o la caldera. Creemos que es algo más estructural como la instalación».

«Así no podemos seguir»

De ahí que el Consistorio ya haya iniciado conversaciones con Educación, ya que el proyecto fue competencia suya. «El mantenimiento y la limpieza es responsabilidad nuestra, pero vienen a revisarla mensualmente. ¡Ya solo queda que haya una persona las 24 horas al día!», insinúa el regidor, quien subraya el dineral que suponen las reparaciones a las arcas municipales.

«El Gobierno vasco debe tomarse el problema en serio, analizarlo y buscar una salida. Quizá ubicar la caldera en otro lugar. Pero está claro que así no podemos seguir», reconoce Cobos, que no olvida que a quien influye directamente es a los menores de Primaria -los de infantil están alojados en otro módulo-. «Se quedan sin aula, sin clase...».

Temas

Atxondo

Fotos

Vídeos