LOS NÚMEROS

Multas de hasta 1.500 euros a las terrazas de la hostelería que incumplan el horario en Durango

Espacio de Andra Mari que concentra las terrazas de dos establecimientos hosteleros. / M. DÍAZ
Espacio de Andra Mari que concentra las terrazas de dos establecimientos hosteleros. / M. DÍAZ

La nueva ordenanza, que entrará en vigor el próximo año, adelanta la apertura en las zonas peatonales a partir del mediodía en lugar de a las 13.30 horas

MANUELA DÍAZ DURANGO.

A partir del próximo año, el Ayuntamiento de Durango podrá imponer multas de hasta 1.500 euros a aquellas terrazas de bares y restaurantes que incumplan el horario establecido en la nueva ordenanz municipal. En el caso de que la persona infractora continúe en las mismas, la sanción podría alcanzar hasta los 3.000 euros. La medida forma parte de una serie de modificacione en la normativa que han recibido el visto bueno de la Corporación en el pleno del martes. El equipo de Gobierno -PNV y PSE-, PP y Herriaren Eskubidea respaldaron la iniactiva, mientras que EH Bildu optó por la abstención.

La nueva normativa pasa de considerar esta infracción de leve a grave, aumentando así la sanción en caso de incumplirse con multas que oscilarían entre los 751 y 1.500 euros. Y es que dos de cada tres establecimientos hosteleros, es decir 87 de los 129, disponen de terrazas o veladores en Durango. Con esta medida, el Ayuntamiento pretende mejorar la coexistencia entre vecinos, que se quejan de las molestias que generan los veladores en los espacios públicos, y hosteleros, que presionan para ofrecer un servicio que puede suponer para ellos la diferencia entre el éxito y el fracaso.

87
de los 129 establecimientos hosteleros existentes en la villa disponen de terrazas o veladores.
horas se podrá abrir en las zonas peatonales en lugar de a las 13
30 horas como en la actualidad.

La nueva normativa lima la aprobada en 2012 e incluye cambios en el horario de apertura solo en zonas peatonales y calles del casco viejo que podrán colocar sillas y meses los sábados a partir del mediodía, en lugar de a las 13.30 horas. El resto mantiene su horario habitual. Es decir, el inicio de la actividad a partir de las ocho y media de la mañana y el cierre a las once de la noche, desde el domingo hasta el jueves, y a las 24.00 horas los viernes, sábados y las vísperas de los días de fiesta. Y a lo largo del periodo estival se prolongará una hora más. Solo disponen de veinte minutos para retirar todos los elementos de la vía pública.

Sin restricción de horario

No serán los únicos cambios que incluye esta normativa. Se mantiene la categorización de los espacios, tal y como estaban, con pequeños reajustes. Así pues, Bartolomé Ertzilla pasará a tener carácter de calle peatonal, en lugar de coexistencia, como así tienen Ezkurdi y Zumalakarregi, lo que permite la instalación de terraza sin restricción del horario. Además, el Ayuntamiento permitirá incorporar instalaciones de calor por radiación, de refrigeración «por aspersión o vaporización» y no exigirá licencias «en suelos de uso público pero de propiedad privada» cuando se coloquen un máximo de tres barriles o mesas altas.

Según la portavoz socialista, Pilar Ríos, durante estos últimos años se ha visto la necesidad de realizar estos «reajustes» detectados a nivel técnico y por los propios vecinos y la asociación de comerciantes con el objeto de mejorar la convivencia y evitar así conflictos puesto que se establecen unas normas.

El concejal del PP, Fran Garate, aplaudió la modernización de la ordenanza, lo que aportará en su opinión mejoras para el comercio hostelero. Desde Herriaren Eskubidea, Julián Ríos puso el énfasis en la necesidad de crear más espacios de coexistencia y de establecer «mecanismos de mejorar para evitar conflictos»

Más crítico se mostró el portavoz de EH Bildu, Dani Maeztu, que planteó sin éxito un voto particular para evitar una posible discriminación de los comerciantes con respecto a hosteleros. Una petición que vino reforzada por la intervención, tras el cierre de la sesión plenaria, de un propietario de un establecimiento comercial de la calle Andra Mari quien denunció cómo su negocio queda oculto entre las terrazas de dos bares y le restan visibilidad al negocio.

La alcaldesa de la villa, Aitziber Irigoras, le animó a presentar en el plazo de treinta días una alegación para tener en cuenta este tipo de cuestiones.

Temas

Durango

Fotos

Vídeos