Manos a la obra por un fin solidario

Unos menores se divierten en el taller actividades que organiza el centro de bricolaje AKI. / E. C.
Unos menores se divierten en el taller actividades que organiza el centro de bricolaje AKI. / E. C.

Las instalaciones de AKI en Durango acogerán un mercadillo y una paella entre esta tarde y mañana para ayudar a la Asociación Síndrome de Angelman

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Un partido de pádel con jóvenes discapacitados intelectuales, un maratón de rock para la investigación del cáncer infantil, colaborar con animales abandonados. Al menos una vez al mes empresas y colectivos del Duranguesado dedican tiempo a este tipo de proyectos solidarios. La Asociación Síndrome de Angelman del Duranguesado es una de las más mimadas por los vecinos de la comarca. A ella se han dedicado las recaudaciones en las txosnas durante las fiestas de Itzurtza, maratones de spinnig, partidos de futbito, conciertos, paellas... que buscan mejorar la calidad de vida de Jon y Haizea, dos pequeños de cuatro años de Durango y Abadiño, respectivamente, que adolecen de esta enfermedad de las denominadas 'raras' y que les ha provocado en distinto grado un retraso cognitivo, ausencia del habla, ataques epilépticos, problemas de sueño o retraso psicomotor.

Si apenas hace una semana lograron más de 600 euros en un concierto de rock organizado por la comunidad evangelista, el centro de bricolaje AKI de Durango le dedica a la Asociación síndrome de Angelman la segunda edición de 'Manos a la obra' con la que espera recaudar entre 1.000 y 1.200 euros.

Subasta de tres tótems

No es su primer contacto, desde hace tres años colabora con el colectivo a través de la venta de pulseras y la recogida de móviles, así como de compras solidarias, en las que el cliente tiene la opción de donar el 50% del valor de un artículo concreto a la asociación Angelman.

Tras cerca de dos semanas de actividades, talleres y desayunos solidarios, la campaña llega a su recta final. Las instalaciones acogerán desde esta tarde a las seis y durante todo el día de mañana un mercadillo. El sábado, además, se realizará una subasta de tres tótems de madera de metro y medio hechos con motosierra, a las 18.00 horas; y una paella popular a las 13.30 horas, en colaboración con Zure Menua de Iurreta, que también se suma a la donación.

La campaña se enmarca en la semana que cada año organiza AKI en virtud de la responsabilidad social de la empresa. No es necesario irse a la India, según el director de la planta duranguesa, Pierre Marquant, «a nuestro alrededor hay mucha gente que necesita ayuda con la que poder colaborar». Por eso, no es de extrañar que junto a las cajas se emplace una mesa para la venta de objetos en beneficio de la ONG La otra mirada que trabaja con niños desfavorecidos en Mongolia y Euskadi. También han pintado la fachada del centro de acogida para personas en exclusión social Etxepel de Cáritas Durango, donde han impartido dos talleres de jardinería y bricolaje.

Temas

Durango

Fotos

Vídeos