Kurutziaga exige al Ayuntamiento medidas de seguridad ante la instalación de las txosnas

Las txosnas se instalaron en Kurutziaga hace cinco años. /  M. S.
Las txosnas se instalaron en Kurutziaga hace cinco años. / M. S.

Los residentes esperan una respuesta a sus demandas mañana. «Nos oponemos con rotundidad a que regresen. Queremos estar tranquilos»

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Los residentes en la calle Kurutziaga solicitaron ayer al Ayuntamiento de Durango su compromiso para limar su malestar provocado tras conocer que en apenas un mes las txosnas se asentarán en su calle durante las fiestas. «Nos oponemos con rotundidad a que regresen pero sabemos que es inevitable a estas alturas. Queremos estar tranquilos y por eso deben cumplir nuestras peticiones», manifestaba una vecina ayer poco después de que el colectivo vecinal diera entrada en el Ayuntamiento a un documento de ocho páginas en el que exigen diversas medidas como la eliminación de los pivotes y obstáculos para facilitar el acceso de los servicios de emergencia, entre otras.

Quieren evitar a toda costa que se repita el incidente que marco la primera vez que Kurutziaga acogió las txosnas hace cinco años. Fue entonces cuando una ambulancia tardó alrededor de interminables 40 minutos en llegar a una vivienda después de tratar de acceder al domicilio en plenas fiestas por tres puntos diferentes sin resultado, todos bloqueados. Por ello, solicitan la eliminación de los pivotes de hierro en la confluencia de Komentu kalea y Kurutziaga y cualquier tipo de obstáculo que fuera preciso «para que en caso de ser necesario se lleven a cabo evacuaciones sin peligro».

«Puntos negros»

En este sentido, reclaman que se les informe sobre la previsión de acceso a la calle para los servicios de emergencia y qué planes de actuación tienen al respecto. Y preguntan si se ha tenido en cuenta los nuevos pivotes metálicos y el cartel instalados al inicio del carril bici para anunciar la Oficina de Turismo.

La problemática de esta calle les obliga a preguntarse los motivos por los que se ha elegido Kurutziaga «a la vista de la peligrosidad y dificultad ante la existencia de muchos puntos negros», cuando a su juicio existen otras calles de mayor anchura y mejor accesibilidad. La respuesta la esperan tener en la reunión que mantendrán mañana con los responsables municipales.

Han pedido informes de accesibilidad, de ruidos, de opciones para aparcar o de responsabilidad civil, y entre algunas de las medidas que ven de obligado cumplimiento está la de no colocar altavoces hacia las fachadas y que las txosnas respeten un pasillo de al menos cuatro metros con respecto a sus casas.

«Las medidas que pedimos son lógicas y no creo que disten mucho de las que exigen los vecinos de Bilbao», admitía un afectada, que quiso insistir en que el Ayuntamiento además de un plan de evacuación debería garantizar el aparcamiento en la zona, puesto que la peatonalización de Astarloa afectará de manera considerable. Además, lamentó el abandono que sufre esta calle por parte del Consistorio. «No tenemos ni una flor, solo se acuerdan de nosotros para pasar caja».

Temas

Durango

Fotos

Vídeos