El grupo durangués Boom Shock sube al podio de París

Integrantes del grupo de baile premiado en París. / E. C.

Nueve alumnas de la academia L'atelier quedan terceras en la categoría de baile moderno

V. ENEBRAL DURANGO.

Parecía imposible. En realidad la posibilidad no llegó ni a imaginarse. Y eso que la competición se llamaba '¡Vive tu sueño!'. Sin embargo, en un escenario inigualable como es el Palacio de Congresos de París, el grupo durangués Boom Shock logró lo inesperado. Terceras entre más de doscientos participantes llegados de siete países de Europa. Y eso tras superar otro campeonato igual de reñido en Madrid. «Fuimos a hacer lo mejor que sabemos, sin expectativas, y al final... ¡bronce!», exclama eufórica Leire Cotore, coreógrafa y bailarina por un día del conjunto formado por nueve alumnas de la academia L'atelier.

Naiara Barajuen, Andrea Caro, Alaitz Ezenarro, Maialen Larrinaga, Laura Gogeaskoetxea, Sara González, June Martín, Candela Zabala y Naia Zugazaga obtuvieron el pase a final en la ciudad del Sena al imponerse por sorpresa en Madrid. «No lo esperábamos, ni allí ni aquí. Nos apuntamos para disfrutar de la experiencia, que ha sido increíble, muy bonita, viajar juntas..., pero no teníamos ningún objetivo», insiste Cotore.

Como si de una premonición se tratase, las Boom Shock salieron a escena las terceras. Ajenas a todo, completaron los movimientos de la coreografía de baile moderno mil y una veces ensayada. Y después se marcharon. «Bailamos a lo nuestro. Vimos algún otro grupo que ensayaba a la par que nosotras y había nivelazo, pero poco más. Nos alegramos de actuar entre las primeras, el sábado por la mañana, porque así haces lo tuyo y te lo quitas de encima, sin que el resto te pueda influir».

Seis años llevan bailando juntas, a las órdenes de Cotore. La mayor apenas tiene 23 años, mientras que la más joven aún no ha alcanzado la mayoría de edad. A pesar de la calidad del resto de competidoras, la profesora destaca las virtudes de sus pupilas. «Yo siempre he dicho lo mismo: te puede gustar más o menos la coreografía, pero la coordinación entre ellas es enorme. Soy superestricta con ese aspecto, han de ir clavadas, nada de unas para un lado y otras para otro. Soy pesada, pero creo que consigo que haya mucha limpieza en todos los movimientos, en sus pasos».

La buena relación entre las integrantes también jugó a favor. «Hay muy buen rollo entre ellas y eso se nota, el 'feeling' que tienen las unas con las otras. ¡Y la fuerza!» - añade Cotore- «Desde el segundo uno hasta el cierre desprenden una energía brutal». Ahora, casi sin tiempo para saborear el éxito, empieza una nueva temporada: torneo de Bilbao, otros en los alrededores, campeonato a nivel nacional... Aunque habrá que ver quiénes siguen y quiénes se van, por estudios o Erasmus. «Pero seguro que volveremos a presentarnos», asegura la coreógrafa.

Temas

Durango

Fotos

Vídeos