El Gobierno vasco señala a Smurfit como fuente del mal olor en Durango

La empresa Smurfit reemplazará a finales de febrero la caldera de incineración. / MAIKA SALGUERO
La empresa Smurfit reemplazará a finales de febrero la caldera de incineración. / MAIKA SALGUERO

Medio Ambiente abre un expediente sancionador a la firma papelera de Iurreta por las fugas en una caldera de incineración de gases

MANUELA DÍAZ DURANGO.

El origen de los malos olores que en los últimos meses viene soportando la población de Durango y otros pueblos de la zona se encuentra en la empresa Smurfit Kappa Nervión de Iurreta. Así lo adelantó ayer la viceconsejera de Medio Ambiente en su visita a la villa. Elena Moreno aseguró que desde septiembre se ha sucedido fugas en la caldera de incineración de gases de la firma papelera que ha causado el insoportable hedor. Ante todo quiso llamar a la calma al asegurar que estas emisiones no han afectado a la calidad del aire que se respira y que según la parlamentaria es «buena y está en continúa verificación».

Como resultado de estas incidencias y ante la falta de datos ofrecidos por la empresa, el Gobierno vasco acaba de abrir un expediente sancionador. De momento, se desconoce si conllevará una multa económica, pero Moreno puntualizó que «se ha mostrado en todo momento colaboradora» y ha solicitado ya el nuevo equipo que reemplazará a finales de febrero a la caldera de incineración que está fallando.

Según la viceconsejera, la voz de alarma saltó el pasado 7 de septiembre cuando Smurfit Kappa Nervión informó a Gobierno vasco de una incidencia, tal y como manda el protocolo de actuación al que están obligadas todas las empresas potencialmente contaminantes. A partir de ese momento se han sucedido las inspecciones, se les ha solicitado información más detallada y se han mantenido reuniones. No obstante, esto no significa que se investiguen los hechos y por ello el pasado 15 de diciembre se abrió un expediente sancionador.

Emisiones de Fumbarri

Moreno aseguró que los vecinos de la comarca no tienen por qué preocuparse. «Estas fugas nos harían retrotraernos a 2010, momento en el que la planta mejoró sensiblemente» sus instalaciones para mejorar su incidencia sobre el medioambiente. La viceconsejera, además, aseguró que las rachas de mal olor registradas este verano y que azotaron el Duranguesado y llegaron incluso a Getxo, siguen sin aclararse y nada tienen que ver con esta incidencia. «Se analizaron posibles vertidos al río y empresas -entre ellas la papelera de Iurreta- y no se llegó a una conclusión clara, ni a identificar su origen», apuntó.

Las de Smurfit, sin embargo,no han sido las únicas emisiones detectadas en el Duranguesado. Moreno reconocía haberse «sorprendido mucho» por los resultados desvelados con la unidad móvil instalada desde finales de septiembre en las inmediaciones de la fundición Fumbarri a petición del Ayuntamiento y ante las quejas vecinales. Según los datos analizados por Medio Ambiente se han detectado picos de compuestos orgánicos volátiles «propios de las malas combustiones de gasolina o gasoil y que están relacionados con el tráfico y cuyo riesgo es alto si se produce una exposición prolongada», que no es el caso.

El origen de estas emisiones se ha localizado en la chimenea de la fundición y es consecuencia de la combustión de una resina en uno de los procesos. La solución, según la viceconsejera está en vías de solucionarse pese a que los datos llegaron a la mesa de Medio Ambiente el martes. Y es que basta con sustituir esa resina por otra y comprobar que no emite compuestos químicos.

Pese a todo, Moreno aseguró que los valores de estas partículas son solo «un poco más altos de lo habitual y seguimos sin llegar a un límite para considerarlo peligroso». También informó que la unidad móvil que pensaba quedarse hasta finales de año en la zona se mantendrá más tiempo.

En cuanto a los cortes de datos en las emisiones, Moreno aseguró que una vez que se sobrepasa un umbral, los datos en las unidades de medición pasan directamente a un servicio técnico en Bilbao que realiza de manera manual la verificación para detectar si se ha producido una avería o existe un problema medioambiental. En el caso de Durango se trataba de una cuestión técnica provocada por la humedad.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos