«La gente de Durango está muy concienciada»

Puritxu Muruetagoiena y Arantza Bastida, ayer en el rastrillo solidario. / M. DÍAZ
Puritxu Muruetagoiena y Arantza Bastida, ayer en el rastrillo solidario. / M. DÍAZ

Cuatro vecinas agradecen el apoyo de la ciudadanía para permitirles abrir el rastrillo solidario por decimocuarto año

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Menaje, muebles, juguetes, libros, ropa o complementos son algunos de los artículos que pueden encontrarse en el rastrillo solidario que desde hace catorce años un grupo de mujeres organiza en Durango. «La gente del pueblo se desvive», reconocían ayer mismo mientras atendían a varias personas que se acercaron ayer hasta la tienda abierta en Artekale. Apenas una semana después de abrir sus puertas, el flujo de gente es constante y las estanterías se encuentran repletas de artículos que han sido donados por los vecinos de la villa.

Alejados de las grandes campañas navideñas como el Black Friday o las rebajas, Puritxu Muruetagoiena, Arantza Bastida, Teresa García y Amelia Santa Cruz han conseguido que las compras navideñas se tiñan de solidaridad. «Es importante recordar que todo lo recaudado irá destinado a una asociación del pueblo que ayuda a las personas más necesitadas, y eso precisamente es lo que nos mueve a estar aquí todo el día», aseguraron.

Al igual que en la pasada edición, en la que consiguieron recaudar un total de 8.488 euros, el dinero recogido este año irá destinado también a la JAED, asociación que cada año ayuda a varios cientos de familias de Iurreta y Durango, con alimentos o ayudas económicas contra la pobreza energética, entre otras cosas.

Hasta el 15 de diciembre

Arantza Bastida apunta que «la gente está muy concienciada», desde los particulares que traen bolsas enteras de objetos, las tiendas que donan artículos nuevos o la persona que les ha cedido el local, hasta los clientes que no dudan en acercarse a la tienda apostando por una economía sostenible y solidaria. El precio de los objetos disponibles no superan en la gran mayoría de los casos los 25 euros, aunque ayer mismo se vendiera una mesa de cristal por 35 euros. «La clientela repite cada año y ya somos amigos», aseguraba Amelia Santa Cruz.

Hasta el próximo día 15 de diciembre, estas cuatro amamas se turnan para abrir el local de lunes a domingo, de 10.00 a 13.00 y de 17.00 a 20.00 horas. No tienen descanso porque aseguran que el mercado solidario lo merece. «Es un mes intenso, pero por suerte tenemos detrás a mucha gente que nos apoya y echa una mano».

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos