«La Filosofía es un estilo de vida. Hay que entenderla para sentirla»

El filósofo Jon Arrinda muestra su primera publicación. / E. C.
El filósofo Jon Arrinda muestra su primera publicación. / E. C.

El durangués Jon Arrinda publica el libro 'Ecos vivenciales' con el objeto de ayudar a «combatir la soledad»

NAHIKARI CAYADO DURANGO.

La primera publicación del doctor en Filosofía Jon Arrinda Gorrotxategi, conocido popularmente bajo el seudónimo de 'Kana', acaba de ver la luz. Bajo el título de 'Ecos vivenciales' este durangués pretende que sirva de «medicación para combatir la soledad» y ayude a toda aquella persona que lo lea a alejarse «de la rutina».

Arrinda aclara que se trata de una obra «sentida y vivencial, llena de ironías y sarcasmo para darle un toque de humor». A lo largo de sus páginas se encontrarán infinidad de «aforismos inspirados en diferentes filósofos como son Voltaire, Wintchestein, Nietzche o Wigenstein», detalla este vecino de la villa.

El autor de 'Ecos vivenciales' ejerció de profesor de Filosofía en el colegio Jesuitak de la villa durante una larga trayectoria hasta que, según dice, optó por dar un giro a su vida. «La Filosofía es un estilo de vida, no una materia que hay que estudiar. Hay que entenderla para sentirla», argumenta. Con esta premisa ha tratado de escribir una guía fácil para la espiritualidad y creatividad, sin necesidad de obligar a los lectores a seguir una pauta. «Sirve para alejarnos de la rutina, con un lenguaje renovador capaz de apalabrar nuestra correlación con el mundo», matiza.

La primera publicación de 'Kana' ayudará a encontrar respuestas a preguntas como «¿Quién soy yo y qué hago aquí?», además de una serie de reflexiones acerca de «la supuesta felicidad que vivimos, siendo esclavos de ésta sociedad, donde no se valoran los valores humanos», lamenta este filósofo durangués.

Pese a que su libro ya se ha puesto a la venta en todos los países de habla hispana, no se podrá encontrar en la Azoka de Durango. Su editorial, Caligrama, «no entra en perfil requerido. La cultura no marca fronteras, pero aquí sí».

Pero Jon Arrinda ya se ha puesto en marcha para darle continuidad a su obra con una segunda parte que, según augura, no dejará indiferente a nadie, con sus frases vivenciales y sarcasmos. Él lo tiene claro: «Una vida sin humor acaba en tumor».

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos