Las excavadoras irrumpen en la antigua estación de Durango para su demolición

Las excavadoras comenzaron ayer los trabajos de demolición en el entorno de la vieja estación. / E. C.
Las excavadoras comenzaron ayer los trabajos de demolición en el entorno de la vieja estación. / E. C.

MANUELA DÍAZ DURANGO.

La vieja estación de Durango pasará a la historia en poco más de siete meses y medio. Ese el periodo de tiempo que Euskal Trenbide Sarea (ETS) se ha marcado para ejecutar las obras de derribo del edificio, que se construyó hace 125 años, y urbanización del entorno para las que ha destinado un total de 868.000 euros. Y mientras las máquinas irrumpieron ayer en la zona para iniciar el proyecto de demolición, en las redes sociales se ha vuelto a reactivar la petición abierta hace cuatro meses para conceder el indulto al que consideran un edificio histórico en la villa. La recogida de firmas se elevaba ayer a 1.050. Tanto EH Bildu como Herriaren Eskubidea mantienen su oposición a este derribo. Desde la segunda formación, avalada por Podemos, reivindicaron en el pleno celebrado ayer por la tarde que se tenga en cuenta esta iniciativa popular.

La demolición del vetusto edificio se desarrollará en un principio de forma manual y se recurrirá a procedimientos mecánicos hidráulicos en lo sucesivo. Las labores pondrán especial atención en la fachada sur del edificio por estar tan próxima a la nueva estación, donde se instalará una pantalla de neopreno para evitar caídas incontroladas de escombros.

Una vez que el edificio sea reducido a escombros se procederá al desmantelamiento de las instalaciones ferroviarias de la zona de las vías con la retirada del cableado, ménsulas, carriles o traviesas, entre otros elementos. El objetivo es liberar todo ese espacio y los 4.534 metros cuadrados de los terrenos colindantes de la estación libre. La retirada de vallas y escombros permitirá el uso público de esta área, que se adecentará con hormigón, al igual que el entorno de la entrada a las galerías y al supermercado BM, a la espera de la futura urbanización.

Cubrir la entrada

Todos estos trabajos son necesarios para la construcción del principal acceso ala estación, que de momento no ha sido adjudicado. Lo que sí parece que comenzará en breve serán las obras de cubrimiento de la entrada actual para la que se destinarán 291.000 euros. En los cinco meses y medio que duren los trabajos se resolverá uno de los puntos más problemáticos de la estación de Durango. El objetivo es garantizar una calidad de uso en sus instalaciones y mejorar los problemas de accesibilidad y seguridad, que se multiplican cada vez que llueve, en las escaleras del acceso provisional, ubicado junto al Palacio de Justicia, y la zona de las canceladoras que permanecen a la intemperie.

Estas escaleras de emergencia, que llevan casi cinco años haciendo las veces de entrada principal, mantendrán la línea actual de diseño de la estación y reducirán su pendiente, ampliando los peldaños e introduciendo nuevos rellanos. Para remarcar y proteger el acceso a la estación se ejecutará un elemento emergente como edículo de acceso, con estructura metálica y cerramiento acristalado. Para cubrir la galería inferior, incluso las escaleras hasta el primer descansillo se creará una superficie casi horizontal de vidrio y acero utilizando como referencia la cubierta de la galería principal de la estación. La estructura mantiene la directriz y la modulación de la galería, y los paños de vidrio generados son de dimensiones similares a los existentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos