«Empezamos como novios y ahora incluso algunos somos abuelos»

El coro de cámara de Durango mantiente la frescura de sus primeros años. / DOINUZAHAR
El coro de cámara de Durango mantiente la frescura de sus primeros años. / DOINUZAHAR

El coro de cámara Doinuzahar de Durango celebra su 35 aniversario con un concierto que rendirá tributo a los instrumentalistas

MANUELA DÍAZ DURANGO.

El coro de cámara durangués Doinuzahar vuelve a demostrar que aunque ya sume 35 primaveras mantiene el brillo y la frescura de sus primeros años. No han dejado ni un momento de sorprender a su público. No lo hizo cuando la formación se animó en sus orígenes dedicándose a la interpretación de la polifonía del Renacimiento, algo que apenas comenzaba a brotar en las grandes ciudades europeas. Y tampoco lo hizo cuando para dar un impuso al género apostó por romper barreras y aunarse a otros géneros artísticos y musicales, consiguiendo unos espectáculos más sugerentes, vivos y trabajados.

Por eso, no se podía esperar menos para este 35 aniversario, en el que Doinuzahar busca rendir tributo a los instrumentalistas con un concierto «ambicioso y de gran dificultad técnica». Será mañana a las 20.15 horas en la iglesia de Santa Ana. Bajo el título 'Urte askotarako!', 20 voces del coro subirán manaña al escenario junto a media docena de músicos, entre los que se encuentran los durangueses Patxi Azurmendi al violín, Ander Ertzilla con elsaxo y Juan Carlos López tocando el clarinete. También tomarán parte la pianista Maitane Abasolo, Roberto Toledo con el clavicordio y el violonchelista Jon Goiri. «Es el primer montaje de estas características y también el más complejo», apuntó Valen Atxotegi, miembro del coro desde sus inicios.

Con diferentes estilos se tocará desde música barroca hasta sonidos más actuales, haciendo un giño a la evolución de la formación durante estos años que les ha llevado por la música coral barroca, contemporánea y folclórica. «Nunca nos hemos querido etiquetar y siempre hemos estado abiertos a todos los géneros, y eso se deja ver en nuestro repertorio», reconoció Atxotegi.

Así, el concierto de mañana, que dirigirá Laura Nardi, tiene tanto obras exclusivamente instrumentalistas, como capelas trabajadas, e incluso ofrecen un solo de mujeres como es el poderoso 'Ave María' del alavés Franco Ibáñez. En este sentido, el coro de cámara tiene mucho que enseñar ya que consigue la equidad de género entre sus voces.

Han sabido crecer en sus más de tres décadas de vida, romper con lo se ha venido haciendo y sorprender al espectador. El truco, según admite Atxotegi, es que además de unirles su pasión por la música, lo hacen unos fuertes lazos de amistad e incluso consanguíneos. «Empezamos como novios y ahora incluso algunos somos abuelos», bromea.

Desde que en los 80 ganaran el premio Juventudes Musicales que les llevó de gira por Italia y al Teatro Real de Madrid, no han parado de subir a escenarios. En marzo lo harán en Bilbao con Kammerphilharmonia, primera orquesta de cámara de carácter profesiona.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos