Durango vuelve a pedir la libertad del preso Gorka Fraile, enfermo de cáncer

MANUELA DÍAZ DURANGO.

El Ayuntamiento de Durango ha mostrado su apoyo al preso Gorka Fraile, que desde hace más de dos años lucha por superar un cáncer. Según explican en un bando hecho público esta misma semana, la enfermedad de Gorka Fraile «ha empeorado» por el «estancamiento» de su situación penitenciaria y por «la negativa de asistencia de sus médicos de confianza». Un hecho que aseguran «no puede derivar más que en una cronificación o incluso agravamiento de su delicada situación de salud».

PNV, EH Bildu y Herriaren Eskubidea acordaron hace un mes en pleno solicitar su puesta en libertad «con el fin de preservar su vida y su integridad física y psíquica». PP y PSE-EE se posicionaron en contra. Es la segunda solicitud que aprueban en poco más de un año. Entonces, el portavoz de EH Bildu, Dani Maeztu, explicaba que no se había podido hacer un control adecuado por sus condiciones físicas. Uno de sus familiares admitió que, debido a la negativa de uno de los médicos a practicarle un TAC sin esposas, tendrá que esperar otros seis meses para realizar la prueba.

Para tratar de poner freno a esta situación, que según el Ayuntamiento atenta contra los Derechos Humanos, han solicitado una reunión «urgente» con el responsable central de Vigilancia Penitenciaria para tratar el tema de Gorka Fraile. También esperan tener el visto bueno a una visita conjunta en la que estén presentes tanto el durangués encarcelado en Badajoz y que fue detenido en 1998, como la alcaldesa, Aitziber Irigoras, y representantes políticos del resto de partidos.

Otra de las medidas que se llevarán a cabo, junto a otros municipios, es el trabajo conjunto en el marco de los Derechos Humanos con el fin de que se le aplique el reglamento penitenciario para presos con enfermedades graves por el cual se le concedería el Tercer Grado.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos