Durango revisa los filtros de las empresas para localizar el origen de los malos olores

Una unidad móvil medirá la calidad del aire en la zona de Fumbarri. / E. C.

El Ayuntamiento instalará una unidad móvil de medición de la calidad del aire en la zona de Funbarri

MANUELA DÍAZ DURANGO.

El Ayuntamiento de Durango se ha propuesto zanjar el tema de los malos olores en la villa. Ayer la teniente de alcaldesa Pilar Ríos anunció en la sesión plenaria que con el objeto de determinar el origen de estos desagradables hedores que han proliferado en los últimos meses, se ha comenzado a inspeccionar los filtros de las empresas de la localidad. Desde el Gobierno vasco se vigilan los trabajos de reparación de unos filtros averiados en la empresa Smurfit de Iurreta y que fueron puestos en conocimiento de las autoridades el pasado 7 de septiembre.

Pese a la celeridad del Consistorio a la hora de resolver esta problemática, el equipo de Gobierno local sigue insistiendo en que los datos avalan una calidad del aire buena. Según Pilar Ríos, el Ayuntamiento de Durango lleva trabajando desde hace una década en mejorar la calidad del aire y ahora está trabajando para eliminar esos olores, que, aunque «no son contaminantes, si son muy desagradables».

Se han llevado a cabo también medidas en una de las empresas que más preocupan a los durangueses por tratarse de una fundición ubicada en el casco urbano de la villa. En este sentido, Ríos admitió que se han aplicado medidas concretas en la fundición Fumbarri a petición de los vecinos de la zona. «Tras varias conversaciones con la viceconsejera de Medio Ambiente de Gobierno vasco, Elena Moreno, se ha comprometido a instalar una unidad móvil de medición de la calidad del aire en la zona», adelantó la teniente de alcalde. El Ejecutivo Autónomo también se ha «comprometido» a reforzar el control de la calidad del aire con una campaña.

Las medidas se complementan con la elaboración de un estudio «exhaustivo»del origen de los olores y la revisión de la estación de San Roque, que fueron solicitados ayer por Herriaren Eskubidea a través de una moción. La propueta fue aprobada por todos los grupos políticos, salvo el PP, que se abstuvo. El concejal Fran Garate acusó a la plataforma avlada por Unidos Podemos de buscar protagonismo a través de esta problemática y de querer confundir a la ciudadanía equiparando el mal olor a mala calidad del aire y a riesgo contra la salud.

Implicar a la Mancomunidad

El portavoz de Herriaren Eskubidea recordó que se trata de un problema que ha movilizado a más de 2.500 personas a través de una recogida de firmas en la plataforma change.org y que el deber de los políticos es apoyar a los ciudadanos en sus demandas. Julián Ríos insistió en que los datos que se emiten de las mediciones pueden generar datos erróneos puesto que cuando los indicadores suben «se cortan los datos y esto sin duda hace mejorar la media. Muchas horas no se recogen y entre ellas las más sensibles a la contaminación. «De 12.00 a 14.00 horas suelen quedarse a cero y eso es improbable», aseguró.

En ese sentido, Pilar Ríos matizó que los medidores son muy sensibles a los días de humedad pero que se corrigen los datos». Sin embargo, quiso dejar claro que recientemente la estación de San Roque se ha revisado y actualizado. No solo «funciona correctament» sino que se ha aprovechado para reforzarla con un nuevo medidor de mercaptanos «de cara sobre todo a investigar los malos olores».

La teniente de alcaldesa hizo hincapié en la evolución de la calidad del aire en la última década, que ha pasado de 206 días de mala calidad en 2006 a uno en 2015, y cero el pasado año y lo que llevamos de este. «Se hace todo lo que se puede, pero no hay que ser alarmistas con la sociedad», insistió. Tanto Pilar Ríos como el resto de representantes advirtieron de que se trata de una problemática a nivel comarcal. La portavoz del PNV, Goiztidi Díaz, fue más allá y pidió la implicación del ente supramunicipal. «Aunque no sea dañino, no nos podemos quedar de brazos cruzados», apuntó.

Dani Maeztu recordó que el mal olor es otro tipo de contaminación y que es una señal de que «algo está mal». Sin éxito, el portavoz de EH Bildu solicitó la elaboración de un protocolo para la coordinación de las labores de inspección y control de las actividades potencialmente contaminantes y la creación de una mesa de seguimiento de estas empresas. «Es necesario dejar claro quién es el responsable de hacer el seguimiento de las medidas correctoras en materia de emisiones, vertidos, residuos y ruidos», aseguró.

Temas

Durango

Fotos

Vídeos