Durango ofrece un hogar a los refugiados que huyen de Libia

«Están evaluando nuestros recursos y no sabemos cuantos vendrán», informa la responsable del área de Acción Social

MANUELA DÍAZ DURANGO.

El anuncio del Gobierno central de ofrecer un destino seguro a los 629 tripulantes del 'Aquarius' que huyen de Libia ha sido recibido con los brazos abiertos por Durango. Tanto la alcaldesa Aitziber Irigoras (PNV) como la presidenta del área de Acción Social Pilar Ríos (PSE) han mostrado su satisfacción por ser una tierra de acogida. Ayer, Ríos explicó que la villa está dispuesto a ofrecer un hogar para a los migrantes que se dirigen a Valencia después de que el Gobierno italiano y maltés se negaran a acogerlos en sus puertos. «Hemos ofrecido nuestros recursos y aunque nos han confirmado que seremos uno de los primeros municipios que acogerán a personas migrantes del barco, ya que nos hemos presentado como voluntarios, de momento no sabemos cuántos vendrán», aseguró Pilar Ríos.

De momento, han empezado a coordinarse con la secretaría de Paz y Convivencia, el Gobierno vasco, las diputaciones, la Asociación de Municipios Vascos (Eudel) y las organizaciones CEAR, Cruz Roja, Accem, MPDL, Cáritas y la Fundación Ellacuria para alojar a un número por ahora indeterminado de migrantes. Durango, junto con Bilbao y Getxo, han sido los primeros municipios de Euskadi, en ofrecerse al Gobierno vasco para dar cobijo a estas personas. «Están evaluando nuestros recursos y de momento no sabemos cuántas personas vendrán», matizó Ríos.

La presidenta del área de Acción Social insistió en que «no es solo la solidaridad del pueblo de Durango, sino el compromiso que ya ha ido demostrando para dar respuesta ante las emergencias», haciendo referencia a cuando en marzo de 2017, acogió en una vivienda de esta localidad a dos familias refugiados kurdos localizadas en un camión frigorífico en Elorrio en el que permanecían ocultas. Los siete migrantes, recibieron todo el apoyo institucional pero sin previo aviso abandonaron Euskadi.

«Un deber»

La llegada a Valencia del 'Aquarius' es, según Ríos, otra situación de emergencia y «la solidaridad es un deber». A su juicio, tanto los ayuntamientos como la ciudadanía debe «colaborar y proteger» a las personas refugiadas y migrantes, en especial a todas aquellas en situación de especial vulnerabilidad, como las viajan a bordo del Aquarius. «Debemos de exigir políticas internaciones y planes integrales de acogida para que entre todos los países demos respuestas respetando los derechos humanos», afirmó.

Por el momento, el Gobierno vasco desconoce tanto el número de refugiados que podrían recalar en Euskadi como las fechas en que lo harán.En principio se espera que los migrantes que viajan en el 'Aquarius' y en otros dos navíos italianos en los que han sido distribuidos lleguen a Valencia el sábado. Doce comunidades autónomas y más de 200 municipios se han ofrecido para ser ciudades de acogida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos