Durango estudiará cómo controlar las colonias de palomas y gatos callejeros

Una paloma se refresca en una fuente.
Una paloma se refresca en una fuente. / E. C.

Herriaren Eskubidea plantea esta iniciativa, ante las quejas vecinales, y se decanta por una esterilización

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Malos olores, restos de comida, erosión en edificios históricos o la algarabía que se forma en épocas de celo o en peleas por conseguir alimento. Estos son algunos de los problemas que genera la presencia de palomas y gatos en las calles de Durango. El Ayuntamiento ha decidido abordar «de forma inmediata» esta cuestión en una comisión. Todos los partidos, salvo el PP que se abstuvo, se mostraron en el último pleno a favor de analizar esta problemática. Según denunció Herriaren Eskubidea, impulsor de la iniciativa, Durango no cuenta con un contrato para la recogida de animales ni un protocolo de actuación ante estas colonias que ha provocado quejas entre la ciudadanía.

Según explicó Jorge Varela, su formación ha recibido «numerosas quejas de vecinos» sobre las colonias de gatos y palomas. Su apuesta pasa por la estrategia Captura-Esterilización-Suelta (CES), un método que ha demostrado ser eficaz para controlar el crecimiento de la población de gatos en las calles de las grandes ciudades y que consigue reducir «drásticamente» el molesto comportamiento asociado frecuentemente a estos animales.

Su presencia en la villa la justifican por el control natural de los roedores que generan y que es, a su juicio, una ventaja «particularmente valiosa» en áreas urbanas y especialmente en zonas como el Casco Viejo o en barrios periféricos. La esterilización supondrá además un ahorro en los gastos de los contratos que se firmen con empresas de recogida de animales de la vía pública.

En el caso de las palomas, Herriaren Eskubidea aplicaría una estrategia similar mediante el uso de piensos esterilizantes para controlar las colonias, evitando además el sacrificio masivo.

Ordenanza

Aunque se llegó a un consenso sobre la necesidad de abordar el tema en una comisión especializada, Herriaren Eskubidea no consiguió sacar adelante una partida presupuestaria anual para atajar el problema, ni crear un grupo de trabajo en el que participen asociaciones y voluntarios. Quienes además de realizar un estudio de las colonias de estos animales, se encargarían de la redacción de una ordenanza para su control. Estas dos propuestas solo contaron con el apoyo de EH Bildu. El equipo de Gobierno -PNV y PSE- votó en contra, mientras que el PP se abstuvo. La moción no derivó en ningún tipor de debate.

Fotos

Vídeos