Durango creará junto a Ermua un órgano de coordinación sobre mutilación genital

M. DÍAZ DURANGO.

En Euskadi se estima que 900 niñas menores de 15 años podrían seguir en riesgo de sufrir una mutilación genital femenina, 223 de ellas en Bilbao. Una práctica, reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas, que todavía se practica en alrededor de 30 países, entre ellos Somalia, Guinea y Yibuti, dónde más del 90% de las mujeres han sido mutiladas, o Nigeria, Senegal y Tanzania, que ha ilegalizado la práctica. Los Ayuntamiento de Durango y Ermua, conscientes de la presencia en la comarca de población migrante de estos países, han querido dar un paso más y han creado una mesa de coordinación sobre Mutilación Genital Femenina.

La mesa se suma al protocolo que Euskadi cuenta desde febrero del año 2016 para prevenir y detectar esta práctica a través de actividades comunitarias en las que intervienen agentes de ámbitos sanitarios, sociales y educativos. Dentro de este marco, y como primer paso para establecer las bases para la creación de una mesa comarcal que facilite la activación de medidas preventivas de actuación, las áreas de Inmigración e Igualdad de los ayuntamientos de Durango y Ermua organizaron la pasada semana una jornada formativa para profesionales que, desde sus diferentes ámbitos de actuación, intervienen con la población migrada.

Según la concejala de Acción Social e Inmigración del Ayuntamiento de Durango, Pilar Ríos, «se pretende así empezar a trabajar en la atención comunitaria de este tema. En concreto, queremos implementar políticas y acciones adecuadas, cuyo diseño exige un conocimiento antropológico de la realidad de la Mutilación Genital Femenina que garantice una correcta intervención profesional que ponga el énfasis en la prevención», matizó la también teniente de alcalde.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos