Durango y Amorebieta tildan «desproporcionadas» las penas para los jóvenes de Altsatsu

M. G. /M. D. DURANGO/AMOREBIETA.

Los ayuntamientos de Durango y Amorebieta-Etxano tienden su mano a los jóvenes involucrados en una pelea en un bar de Altsasu en la que resultaron heridos dos guardias y sus parejas. En sendas sesiones, mostraron su «más rotunda discrepancia» con las penas de 375 años de cárcel para los jóvenes, que reclama la Fiscalía. En Durango, la moción presentada por EH Bildu fue secundada por PNV y Herriaren Eskubidea, mientras que PSE y PP votaron en contra. En Amorebieta, el texto llegó en forma de declaración institucional. La socilaista Alicia Hernández, aunque estuvo de acuerdo en que es desproporcionada, no se sumó a la declaración. Hernández enmarca el caso en un «delito de odio» y pidió confiar en la independencia judicial. «Ha costado mucho construir la paz y hacerla sostenible es nuestra obligación», concluyó.

Bajo un texto único elaborado por la coalición se mostró la «gran preocupación por el devenir de los acontecimientos, habiendo constatado que este caso ha llegado a un nivel de desproporción y sinrazón inaceptables». Un hecho que atenta contra «la normalidad y convivencia democrática». Asimismo, reiteraron su apoyo a la motivación de la Audiencia de Navarra «respecto de la no concurrencia de indicios para que los hechos sean calificados como terrorismo y por tanto en que la competencia para instruir y juzgar los hechos sucedidos en Altsasu debiera corresponder a Pamplona».

En Durango, el concejal del PP, Fran Garate, insistió en que lo único «inaceptable en la dirección contraria a la normalidad y convivencia democrática es la falta de condena de los hechos acaecidos ese día por parte de Bildu». Defendió que se trata de un hecho terrorista y pidió a Bildu que «tenga el coraje de condenar la historia criminal de ETA».

Temas

Durango

Fotos

Vídeos