«Debemos seguir trabajando en contra del racismo y a favor de la integración mutua»

Habiba El Tamani, presidenta de la asociación, junto a Ibtissan el Yacoubi. / M. GOIKOETXEA

Mujeres musulmanas que residen en Amorebieta crean una asociación «abierta, con el objeto de acercar las culturas»

MARTA GOIKOETXEA AMOREBIETA-ETXANO.

Amorebieta-Etxano trabaja por ser un municipio cada vez más integrador. En este sentido, el Ayuntamiento , a través del área de Acción Social, ha desarrollado durante dos años un proceso de empoderamiento con veintidós mujeres musulmanas que residen en la localidad con el objetivo de desarrollar su autonomía personal. Así pues, durante los encuentros que se han desarrollado en el Centro Nafarroa, con la ayuda de una profesional dinamizadora, han profundizado en el afianzamiento del castellano, el conocimiento de los servicios municipales y la toma de decisiones. El trabajo de dotarlas de herramientas ha dado sus frutos. Las participantes del curso han creado 'Tawasol', asociación de mujeres musulmanas, con el fin de enriquecer la vida cultural local. Su primera actividad pública será la celebración del fin del Ramadán que tendrá lugar el día 30 por la tarde en el Centro Zelaieta.

«Detectamos que ya había un grupo importante de población magrebí en el municipio. Nos pareció que en el caso de las mujeres podían quedar aisladas, al tener dificultades con el idioma y una cultura diferente. Quisimos que conocieran el municipio donde residen, la cultura vasca y fueran además entablando relación con otros colectivos. Ellas han tenido mucho mérito, ya vuelan solas y han creado su propio grupo», indicó la técnica de Acción Social, Begoña Nazabal, tras precisar que el colectivo magrebí afincado en la localidad ronda el centenar de personas, catorce de ellas son de Argelia y otras 78 de Marruecos.

Enseñar árabe

La iniciativa comenzó a dar sus primeros pasos con una reunión que las trabajadoras sociales del Centro Nafarroa mantuvieron con los matrimonios magrebíes del municipio. «Queríamos que los maridos también estuvieran al corriente del grupo de empoderamiento que queríamos emprender y que dieran su visto bueno», explicó Nazabal. Al principio el grupo de encuentro de mujeres musulmanas se reunía todas las semanas y después, cuando el acompañamiento dejó de ser tan necesario, fueron distanciando los encuentros hasta celebrar uno al mes.

La asociación Tawasol, que se gestó hace tres meses, se compone por las veintidós mujeres empoderadas y tres menores. Proceden de Argelia, Sahara y Marruecos y hay algunas que residen en el pueblo desde hace quince años y otras apenas hace ocho meses. La mayoría están casadas y tienen hijos a su cargo. En cuanto a la formación, muchas de ellas pudieron estudiar en su países de origen e incluso hay algunas que han cursado estudios de Ingeniería o de Derecho. «Nuestras familias han ido echando raíces en Amorebieta, nuestros hijos e hijas van a la escuela y aprenden euskera. Convivimos, pero hay que seguir trabajando contra el racismo y a favor de la integración mutua», reconoció Habiba El Yamani, presidenta de Tawasol.

El colectivo, abierto al público, se reúne de lunes a jueves de diez a doce de la mañana en el Centro Zelaieta. Además de dar castellano a las integrantes que lo necesitan, hacen gimnasia, dulces marroquíes y enseñan árabe a las personas que lo deseen. «Nuestra asociación es abierta y nos parece una manera de acercar culturas», explicó Habiba. «Queremos una sociedad conjunta en la que quepamos todos. Por ello, agradecemos al Ayuntamiento todo lo que nos ha ayudado», indicó Ibtissan El Yacoubi, que lleva doce años viviendo en Amorebieta.

Las mujeres musulamanas dieron a conocer su asociación en el encuentro 'Mujeres del Sur y del Norte' que se llevó a cabo en el Centro Zelaieta hace unos días. El encuentro sirvió también para acercar a la población zornotzarra los proyectos de cooperación de India y El Salvador dedicados al colectivo femenino e infantil en los que el Consistorio zornotzarra colabora económicamente.

Fotos

Vídeos