Una cubierta poco funcional

La cubierta carece de elementos de protección laterales y el interior se moja cuando llueve. /  V. ENEBRAL
La cubierta carece de elementos de protección laterales y el interior se moja cuando llueve. / V. ENEBRAL

La estructura metálica instalada en el colegio Zelaieta de Abadiño vuelve a estar en el ojo del huracán «porque cuando llueve entra agua por todas partes»

VIRGINIA ENEBRAL ABADIÑO.

La historia se repite. El guión ha variado ligeramente, pero las quejas contra la cubierta del colegio Zelaieta de Abadiño arrecian de nuevo. Hace dos años, el recubrimiento metálico levantado en las instalaciones de la escuela pública sembraba dudas sobre su estabilidad al descubrirse que no cumplía las exigencias básicas de seguridad estructural. No era un asunto menor ni por la probabilidad de nevadas, que aumentaban la incertidumbre sobre su resistencia, ni por la solución, que suponía un desembolso de 80.000 euros, aproximadamente la mitad de su coste.

Además, la situación se complicó por un desencuentro entre la empresa encargada de montar la cubierta y la UTE que se adjudicó la obra de ampliación del centro. La obra se acometió finalmente ese verano y los problemas se resolvieron. Aparentemente. Porque, ahora vuelven a arreciar las críticas entre padres del centro y usuarios por su escasa funcionalidad.

Y es que, es tal la altura de la cubrición, que cuando hay precipitaciones el agua alcanza cualquier rincón de la cancha. «Cada vez que llueve, el agua entra por todos lados. Se moja todo», explica Nagore Arkarazo, madre de un niño de casi tres años que acude a ese colegio. No es el único contratiempo. Al no disponer de cierres laterales, «hay muchísima corriente y no se puede estar», lamenta la progenitora, que insiste en que fue una petición de la escuela para poder realizar actividades a cubierto, pero «en invierno no vale».

De hecho, «en Carnaval los chavales acabaron dentro del centro porque no se podía hacer nada». Otra madre remarca la contradicción de la instalación. «Fue una inversión enorme y no se pensó que tenía demasiada altura para estar completamente abierto por los lados, así que la lluvia entra hasta dentro y hay que estar a cubierto con paraguas».

«Todo un fracaso»

Aunque, este año ella no pertenece a la Asociación de Madres y Padres del Alumnado (AMPA), asegura que el colectivo apoya la necesidad de dar una salida al problema. «Tanto la AMPA como la dirección del centro ha dado traslado de la situación al Ayuntamiento, que no parece querer hacer nada», denuncia. Las quejas han llegado también a las redes sociales.

La página 'Abadiño Opina' se llenaba de comentarios al respecto hace unos días. «Hace cosa de cuatro años se construyó este espectacular 'refugio' y, en esas fechas, tanto responsables del Ayuntamiento como profesionales se dejaban ver por la zona. Resulta que es ¡todo un fracaso! Cuando llueve entra agua y tenemos que estar con los paraguas abiertos. ¿Dónde están ahora los responsables? ¿Quién y cuándo se piensa resolver?», lanzaba una usuaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos