Condenan a doce años y medio al hombre que mató a golpes a un expolicía en Amorebieta

Juicio a Alberto J, acusado de asesinar a golpes a un expolicia nacional en Amorebieta.
Juicio a Alberto J, acusado de asesinar a golpes a un expolicia nacional en Amorebieta. / FERNANDO GÓMEZ

Alberto J. tendrá que indemnizar con 328.000 euros a los familiares de la víctima

María José Carrero
MARÍA JOSÉ CARRERO

Doce años y medio de cárcel. Esta es la condena que la Audiencia Provincial de Bizkaia ha impuesto a Alberto J. culpable de haber matado a golpes en 2015 a un policía retirado en el barrio Zubizabala de Amorebieta. El juicio oral se celebró en mayo pasado mediante el procedimiento de jurado, que en su veredicto le declaró autor de un delito de homicidio con agravante de abuso de superioridad. En ese momento, el fiscal sumó seis meses a su petición inicial de trece años de prisión, mientras la acusación particular solicitó la pena máxima –quince años de cárcel– y la defensa la mínima, diez años.

La sentencia de la sección segunda de la Audiencia considera probado que el acusado, de 37 años cuando ocurrieron los hechos, acudió el 17 de septiembre de 2015 a la huerta de la víctima, un policía nacional retirado de 61 años, y que tras arrancar unas tablas que servían de cierre a la misma, se dirigió a él y comenzó darle «múltiples puñetazosy patadas en la cara y la cabeza» hasta el punto de que cayó al suelo, en donde le siguió golpeando. Como resultado de esta brutal paliza, el expolicía presentó multiples contusiones, fracturas de huesos faciales y en la base de cráneo, además de una hemorragia cerebral. Este conjunto de lesiones le ocasionaron la muerte.

La sentencia ratifica el veredicto del jurado popular en el sentido de que Alberto J. actuó deliberadamente en respuesta a un enfrentamiento que había tenido días atrás con el agente jubilado. Repecto a que tuviera mermadas sus facultades mentales, como alegó la defensa, el tribunal entiende que no era así en el momento de los hechos y que cierta patología psíquica apreciada por algunos expertos en modo alguno «explica los hechos imputados».

En consecuencia, le considera culpable de un delito de homicidio y, además de los doce años y medio de cárcel, le prohíbe residir en Amorebieta, acercarse a sus familiares a una distancia inferior a 500 metros y comunicar con ellos durante 22 años. En cuanto a la indemnización, le impone el pago de 328.000 euros a los familiares.

Fotos

Vídeos