Censuran que la AMPA del colegio Zabalarra de Durango tenga que pagar la luz y el gas

Dispone ya de un huerto y ha pedido una cocina para autogestionar el menú en el comedor. / ZABALARRA
Dispone ya de un huerto y ha pedido una cocina para autogestionar el menú en el comedor. / ZABALARRA

El deterioro del edificio ha disparado los gastos. «Si el Ayuntamiento se retrasa hay que seguir pagando o nos cortan el suministro», apuntan las familias

MANUELA DÍAZ DURANGO.

No es la primera vez que sucede, pero en esta ocasión ha suscitado las críticas de la oposición en el último pleno municipal de Durango. EH Bildu y Herriaren Eskubidea reconocen que «no se puede repetir» que los padres y madres del colegio público Zabalarra tengan que pagar «de sus bolsillos» las facturas de luz y calefacción ya que el dinero que destina el Consistorio para este fin no ha sido suficiente. Para reembolsarles lo invertido, la Corporación aprobó por unanimidad una partida de 15.000 euros.

«Si el Ayuntamiento se retrasa hay que seguir pagando o nos cortan el suministro», lamentaron desde la Asociación de Madres y Padres (AMPA). Jorge Varela, de Herriaren Eskubidea, lamentó que haya que esperar a finales de año para recibir ese dinero y recalcó que «debemos garantizar el correcto funcionamiento de los colegios públicos». Para Ion Andoni del Amo, de EH Bildu, «no hay excusas» para este retraso puesto que «el aumento de subvenciones ya se planteó a principios de legislatura. Nos dijeron en comisión que la situación estaba muy precaria y que eran necesarias algunas mejoras», apuntó. Su grupo, planteó hace año y medio la creación de un Consejo Escolar que permita mejorar las relaciones entre colegios y Ayuntamiento. Una propuesta que se aprobó y que aprovecharon para solicitar que se constituya este año.

Cambio de ascensor

Según el Ayuntamiento, el motivo de este incremento de gastos viene derivado del deterioro del edificio. Las instalaciones albergaban ya hace cuatro décadas la escuela de San Roque y, tras un impasse en el que dio cabida a la escuela de idiomas, volvió a ofrecer enseñanza reglada. «Es bastante habitual la caída de casquetes o canelones», señalaron desde el AMPA.

Este año el Ayuntamiento ha aportado un dinero extra para cambiar el ascensor del que hacen uso los menores con discapacidad del centro y que sufría constantes averías. Sin embargo, las obras no tendrán contuinuidad el próximo año, dado que al Ejecutivo local se le pasó el plazo para pedir subvenciones al Gobierno vasco. Otro de los motivos que ha suscitado el aumento del gasto es el incremento del alumnado. El centro roza las 400 matriculaciones. De ellos, unos 320 utilizan el comedor. Precisamente, esta misma semana, el centro, integrado en la plataforma Berton Bertokoa, ha solicitado al Ejecutivo autónomo la instalación de una cocina para la autogestión del menú.

Salvo la escuela de Zaldibar, que carece de espacio suficiente y acomete obras de ampliación, el resto de colegios de la comarca del Duranguesado adheridos a la plataforma que reclama la libertad en la gestión de los comedores para potenciar el consumo de cercanía y saludable, ha solicitado una cocina. «Tenemos huerto y no cocina», lamentaron desde el AMPA.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos