Bildu solicita que se paralice el proyecto de derribo de la vieja estación de Durango

MANUELA DÍAZ DURANGO

El derribo de la vieja estación ferroviaria de Durango a finales de año comienza a levantar ampollas. El grupo municipal de EH Bildu solicitará en el pleno del martes que Gobierno vasco paralice la demolición de la antigua estación y lo considere patrimonio cultural. El objetivo es que además ceda dicho espacio, de manera gratuita a la villa, «para que pueda ser usado por la ciudadanía».

La coalición insiste en que se trata de un edificio histórico e instan al Gobierno vasco a «replantearse» invertir 1,19 millones de euros en su derribo. A su juicio, mantener este «patrimonio industrial y ferroviario es beneficioso para Durango». Y en este sentido, recuerdan como en otros muchos lugares del mundo «no se contempla el echar abajo este tipo de construcciones y edificar otros encima, sino que optan por ehabilitarlos y darles otro uso». Para la coalición, esta última opción es una forma «mucho más sostenible y económica» de entender el urbanismo y la ordenación urbana. Además, admiten que, en muchos casos, estas remodelaciones se convierten en «reclamos turísticos».

Además, consideran que los 1,19 millones de euros que el Gobierno vasco acaba de destinar a la licitación del derribo de la antigua estación de trenes es «innecesario». «Con la excusa de construir un nuevo acceso, quieren tirar abajo este edificio histórico». En cuanto a los 322.000 euros destinados a la cubrición de la entrada actual, consideran que es una inversión «vital», puesto que los durangueses han dejado claro «infinidad de veces» que «no es segura», y que cuando se moja, «es todavía más peligrosa».

Bildu estima que los fallos de este proyecto son constantes desde que hace doce años dieran comienzo las obras de soterramiento del tren. «Las formas y los tiempos se plantearon verdaderamente mal», afirman.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos