EH Bildu se planta ante las nuevas expropiaciones del TAV en Amorebieta

Protesta contra las expropiaciones para el TAV en Amorebieta.
Protesta contra las expropiaciones para el TAV en Amorebieta. / MAIKA SALGUERO

El proyecto de la infraestructura ferroviaria prevé la construcción de una subestación eléctrica en la zona de Luminabaso

VIRGINIA ENEBRAL AMOREBIETA-ETXANO.

A pesar de las posturas en contra y de los retrasos, las obras del Tren de Alta Velocidad (TAV) siguen su curso. Ayer por la mañana dio otro paso más en la localidad de Amorebieta, donde un total de dieciséis propietarios, entre ellos la Diputación y el propio Ayuntamiento, tenían una cita en la Casa Consistorial ya que se procedió a la expropiación de terrenos, la mayoría de ellos catalogados como suelo rústico, en la zona de Luminabaso. En total, serán en torno a 44.000 metros cuadrados los que Fomento expropie con el objetivo de ubicar en ellos una subestación eléctrica para el TAV.

Al tiempo que se llevaba a cabo la firma de los expedientes, la coalición municipal EHBildu realizó una concentración silenciosa en la plaza frente al edificio de la administración local para mostrar su rechazo. «Como grupo político nuestro postura siempre ha sido contraria a la ejecución de esta colosal obra, así que además de decirlo y denunciarlo, queremos mostrarlo públicamente en cada momento puntual que hay un avance», explicó Urko López, portavoz de EH Bildu.

«Ya no es una prioridad»

El edil subrayó el sinsentido que supone continuar con el proyecto de la Y vasca cuando «ya no es una prioridad ni en Francia ni en el resto de las comunidades autónomas, ni tan siquiera tiene una posición preferente en Madrid; aquí, en cambio, hay una obstinación por sacar adelante esta infraestructura».

Sin garantías de que vaya a haber conexiones con los territorios limítrofes, López se preguntaba «si todo eso es para acabar teniendo un tren de cercanías de alta velocidad...» El portavoz de la coalición abertzale en la Corporación zornotzarra recordó también la inversión económica que supone el TAV, «un despilfarro y un dinero que se adelanta y esa cuantía podría emplearse en otros asuntos más necesarios ahora mismo».

Fotos

Vídeos