EH Bildu insiste en que la calidad del aire es «preocupante» en Durango

Concentración contra los malos olores ayer delante de Landako Gunea. / M. DÍAZ
Concentración contra los malos olores ayer delante de Landako Gunea. / M. DÍAZ

Varias decenas de personas se concentraron ayer por segunda vez en menos de una semana para exigir una solución

MANUELA DÍAZ DURANGO.

De nada han servido las explicaciones del Ayuntamiento de Durango diciendo que la calidad del aire ha sido «muy buena, buena o aceptable» un 99% de los días. El parlamentario de EH Bildu, Mikel Otero, vuelve a arremeter en un video que salió ayer a la luz, coincidiendo con la segunda concentración contra los malos olores convocada por asociaciones vecinales, sindicatos y partidos a las puertas de la Azoka. Cerca de medio centenar de personas con mascarillas secundaron la protesta y anunciaron que continuarán con este tipo de protesta. Otero es tajante y asegura que la inquietud que existe entre los vecinos por el desagradable olor que se respira, tiene sentido. «El aire en Durango es preocupante», asegura.

Su afirmación viene secundada por, a su juicio, la cuestionable clasificación de los parámetros sobre calidad del aire y los datos sobre las partículas en suspensión de menos de 2,5 micras (PM2,5), especialmente dañinas para la salud. Según explica Otero en el video '¿Fake news en Durango? Una mentira y tres verdades sobre la calidad del aire', la calificación de «muy buena, buena o aceptable no existe. El Gobierno vasco lo divide en muy buena, buena o mejorable. Además, los parámetros utilizados por el Ejecutivo autónomo son demasiado benévolos en comparación con los que usa la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos, y no se ajusta «a la realidad», donde lo mejorable pasa a ser no admisible. «Durango si estuviera en Estados Unidos tendría una calidad del aire no admisible muchos días del año».

«Problemático para la salud»

En cuanto a las partículas en suspensión PM2,5, que se registraron una media de 12,3 microgramos por metro cúbico el año pasado, Otero asegura que es una media «muy alta» a pesar de que en Euskadi y Europa se considere nocivo a partir de 25. Este límite sobrepasarían los 12 fijados en Estados Unidos, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que una vez se superen los 10 microgramos son «problemáticos para la salud».

La problemática aumenta si se tiene en cuenta que para alcanzar esa media de 12,3 se deben hacer mediciones todo el año «y el 30% del tiempo no se está haciendo». Según los gráficos, cuando las mediciones empiezan a registrar momentos de más contaminación «faltan datos». Situación que asegura está «pasando constantemente».

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos