Berriz regulará la celebración de funerales civiles en su Plan Normativo anual

Pórtico de la iglesia de Berriz, que acoge los funerales. / JORDi ALEMANY
Pórtico de la iglesia de Berriz, que acoge los funerales. / JORDi ALEMANY

Pese a mostrar su conformidad con los objetivos, EH Bildu optó por abstenerse al no haberles tenido en cuenta en su elaboración

VIRGINIA ENEBRAL BERRIZ.

El nuevo año que acaba de arrancar viene con una nueva obligación para los ayuntamientos: un Plan Normativo anual. Se trata de un documento que establece un calendario legislativo, una hoja de ruta de las necesidades normativas del municipio. Y Berriz ha sido el primer Consistorio de la comarca en hacer los deberes. Aunque la Ley del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas que lo impone es de 2015, no fue hasta un Real Decreto del año pasado que se reguló su desarrollo.

Tras un análisis de las ordenanzas existentes en la localidad, el Plan Normativo aprobado con los votos a favor del PNV y la abstención de la oposición -el representante socialista no acudió- desveló que además de poner en marcha la elaboración del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), para el cual se ha destinado una simbólica partida de 1.000 euros en los presupuestos de este ejercicio, deben redactarse también un plan de bosques, una normativa que regule el uso de los locales culturales y otra que determine cómo y dónde podrían oficiarse los funerales civiles en el pueblo.

«Es un procedimiento para satisfacer las necesidades reguladoras del pueblo, pero siempre manteniendo unas directrices como son la transparencia, la rigurosidad y la participación. Con este documento se sistematiza todo eso», señaló el alcalde, Orlan Isoird, quien aseguró que se convertirá además «en una herramienta para promover la comunicación con la ciudadanía». «Las normativas vigentes ya están colgadas en la web municipal, y usaremos este y otro medios electrónicos para recoger las sugerencias de los vecinos y vecinas sobre las carencias que encuentran, qué ordenanzas hay que revisar y cuáles derogar».

EH Bildu quiso subrayar su conformidad con los objetivos del Plan, especialmente, en la intención de desarrollar el PGOU y en el compromiso de recoger las aportaciones de la población berriztarra. Sin embargo, Gorka Cámara, concejal de la coalición abertzale, justificó la abstención de su partido en que no se les consultó. «Echamos en falta que no se fomente la colaboración política. Consideramos que es una oportunidad perdida para haber trabajado de forma conjunta en Comisión a la hora de definir el documento. Ha sido una oportunidad perdida». Aún así, el edil confió en que en próximas ocasiones las cosas cambien. “Somos conscientes de que tenéis mayoría, pero sin no se nos escucha, se pierde uno de esos pilares: el de la participación. Ojalá de cara a próximos años intentemos llegar a acuerdos».

Temas

Berriz

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos