Berriz rechaza la agresión del edil socialista a su pareja

El exalcalde de Berriz Javier Azpitarte se sumó a la concentración de ayer contra la última agresión sexista en la localidad./YVONNE FERNÁNDEZ
El exalcalde de Berriz Javier Azpitarte se sumó a la concentración de ayer contra la última agresión sexista en la localidad. / YVONNE FERNÁNDEZ

Decenas de personas se manifestaron delante del Ayuntamiento, cuyos representantes exigieron a Francisco del Pino que cumpla su palabra y presente su dimisión

NAHIKARI CAYADO

«Es una vergüenza que a día de hoy todavía ocurran tantos ataques sexistas. Deben terminar ya». Así se expresaba ayer un grupo de jóvenes presentes en la concentración celebrada durante la tarde delante del Ayuntamiento de Berriz para mostrar su repulsa por el caso de violencia de género que sufrió el domingo la pareja del único concejal socialista en la localidad, Francisco del Pino. Tras una ruidosa cacerolada por los jardines del palacio de la Marquesa, sede de la Casa Consistorial, la Corporación exigía poco después en un pleno la dimisión inmediata del presunto agresor, pendiente de juicio.

«Francisco dio su palabra de que iba a dimitir, y a día de hoy todavía no la ha cumplido. Esperamos que la cumpla», señaló el alcalde de la localidad, el jeltzale Orland Isoird. Desde las filas del grupo EH Bildu, Gorka Cámara exigió la salida inmediata del representante socialista. «Estamos luchando mucho para que no pasen cosas así (en relación a las agresiones machistas), por lo que no lo vamos a permitir», subrayó.

Ediles de ambas formaciones, tal y como decidieron el pasado martes, se sumaron al acto de protesta convocado por la agrupación feminista Azeri Gorriak. Bajo una pancarta contra la «justicia patriarcal», decenas de personas reivindicaban '¿Basta ya!','No estás sola', ' Yo te creo' o 'El miedo cambiará de bando'.

«Estamos asqueadas con la situación», denunciaba una berriztarra ante la agresión denunciada el pasado domingo por la pareja del concejal socialista, que motivó la intervención de la Ertzaintza. Las lesiones sufridas por la víctima, madre de un bebe de pocos meses, hicieron necesario su traslado al hospital de Galdakao, donde fue asistida antes de recibir el alta. El martes, la ejecutiva provincial del PSE solicitó al edil que dejara su cargo inmediatamente después de enterarse de las acusaciones.

Entre los participantes en la concentración de ayer, una pareja de personas mayores mostraba su «impotencia y vergüenza ante hechos semejantes». El colectivo Azeri Gorriak animó a la ciudadanía a tomar parte en otro acto que tendrá lugar mañana, a las seis de la tarde. La convocatoria se centrará en pintar un mural en contra de la violencia machista.

Temas

Berriz

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos