Berriz liberará de tráfico a Abeletxe con la mitad de la inversión prevista en los presupuestos del próximo año

Se incrementarán las partidas dirigidas a las ayudas a domicilio, que ascenderán a 173.000 euros, y a las de emergencia social hasta los 124.000 euros

VIRGINIA ENEBRAL BERRIZ.

La capacidad para acometer proyectos del Ayuntamiento de Berriz sigue una línea descendente en los últimos ejercicios. En los presupuestos de 2016 las inversiones supusieron el 11,5%, en 2017 se redujeron al 10% y en 2018 no llegarán al 9%. Las cuentas se aprobaron en la sesión plenaria del martes con los votos a favor de los jeltzales, al frente de la Corporación, y la oposición de EH Bildu. El importe total quedó fijado en 5.737.800 euros, lo que significa una subida del 4% respecto al año pasado y, sin embargo, el capítulo reservado a la realización de obras se quedó en 505.000 euros. Y eso que la previsión de Udalkutxa este año es positiva, por lo que el Consistorio recuperará 309.000 euros, pero las arcas municipales siguen teniendo el lastre de los 100.000 euros anuales destinados al pago de la deuda.

Casi la mitad de la partida de inversiones se la llevará la reurbanización de Abeletxe, en concreto 195.000 euros. La transformación de la calle Learreta-Markina en una vía de sentido único conlleva inevitablemente una actuación similar en la carretera paralela, que pasará a ser también de un solo sentido. La otra gran porción será para los presupuestos participativos, que volverán a contar con 150.000 euros, 100.000 para llevar a cabo proyectos en el núcleo urbano y los otros 50.000 para las zonas rurales.

Dependencia

Para el mantenimiento de los caminos vecinales se consignaron 90.000 euros, mientras que para la adquisición de terrenos en el monte de Legaño se han reservado 57.000 euros. Los restantes 13.000 euros se repartirán entre la compra de fondos bibliográficos y equipos informáticos, mobiliario para la biblioteca y, por último, 1.000 euros para poner en marcha la elaboración del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). «En la última parte del año se incrementará con el remanente», señaló Orlan Isoird, alcalde de la localidad.

En el otro lado de la balanza están los números de los servicios y ayudas, cuyas partidas, en términos generales, crecen. Así, se destinan 30.000 euros más a la asistencia domiciliaria, que se elevarán a 173.000 euros, y casi la misma cantidad, 29.000 euros, a las Ayudas de Emergencia Social (AES). «Para este año habíamos previsto 95.000 euros, cantidad que tuvimos que aumentar hasta los 122.000, así que hemos asignado 124.000 para 2018» explicó el primer edil. Otras áreas que verán aumentado su asignación son las de Deportes e Igualdad, con 8.000 y 6.500 euros, respectivamente, si bien baja levemente el dinero en las de Euskera y Cultura.

La coalición abertzale puso el foco de las cuentas en la «excesiva» dependencia de Udalkutxa y de las subvenciones tanto forales como autonómicas. «Hemos visto en los últimos años que sus previsiones no son muy fiables y sus aportaciones se notan en nuestros números. No somos autónomos», subrayaba con preocupación la portavoz de EH Bildu, Karmen Amezua, quien era de la misma opinión respecto a las inversiones.

«Se deciden qué proyectos acometer en función de las ayudas y al final son la Diputación y el Gobierno vasco quienes dictan las prioridades del pueblo». La solución, según Amezua, radicaba en la redacción del PlanGeneral de Ordenación Urbana. «Es un documento fundamental para seguir un planeamiento a largo plazo. De otro modo, se hacen cosas sueltas, sin un criterio común».

Temas

Berriz

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos