Berriz invertirá más de medio millón de euros en salvar obstáculos del terreno

Las obras en Legaño arrancarán en noviembre. / V. ENEBRAL
Las obras en Legaño arrancarán en noviembre. / V. ENEBRAL

Las zonas de Bidegain, Iturritza y Legaño presentarán nuevo aspecto el próximo año

VIRGINIA ENEBRAL BERRIZ.

Berriz es un municipio que se caracteriza, además de por la enorme cantidad de zonas verdes, por su geografía. Asentado en la ladera sur del monte Oiz, es un pueblo que se estira paralelo al río Zaldua, por lo que está plagada de pendientes y desniveles. Con este paisaje, garantizar la plena accesibilidad es un continuo quebradero de cabeza para sus dirigentes, pero el Ayuntamiento ha decidido ir poco a poco mejorando este aspecto. En esta línea van tanto las obras que se acometen en Bidegain como las futuras en Iturritza, Legaño y en el Hogar de las personas jubiladas. En total serán más de medio millón de euros destinados a salvar los obstáculos del terreno.

Los camiones pesados y la maquinaria ya están funcionando en una plazoleta de unos 500 metros cuadrados que había en Bidegain. «Era un pequeño parque de cemento que apenas tenía uso ni tampoco un buen mantenimiento», explicó el alcalde, Orlan Isoird. Así que han decidido reconvertirlo en área de aparcamiento para diecinueve vehículos, aunque antes han tenido que llegar a acuerdos con las comunidades vecinales ya que no toda la superficie era municipal. «Solventamos así los problemas de estacionamiento que hay en el centro, especialmente para los bloques de Berrizbeitia y Matza, que al ser de los más antiguos carecen de garajes».

Crear nuevas plazas de aparcamiento no es el único objetivo de esta obra que cuenta con un presupuesto de unos 250.000 euros y se prevé que esté rematada antes de que termine el año. También se van a renovar las escaleras que había en la plazoleta y se reformarán las aceras, todo ello para eliminar las barreras arquitectónicas de la zona. «Había portales con muy mala conexión a Iturritza», reconoció el primer edil. Precisamente en la principal artería de Berriz es donde se dará el siguiente paso de esa segunda fase del proyecto. «Es la entrada a cuatro comunidades y a las tiendas que hay en los bajos, y ninguna tiene garantizado un buen acceso». Las tareas incluirán el traslado de la parada de autobús, ubicada en el cruce con Matza, donde además se instalará una marquesina. «Las personas usuarias tendrán un lugar donde resguardarse y se ganará en seguridad al aumentar la visibilidad de las salidas de garajes».

Rampas

No serán las únicas áreas en las que se intervendrá a lo largo de los próximos meses. Legaño tiene que salvar el desnivel entre el río Zaldua e Iturritza, así que las aceras están llenas de escaleras y las cuestas tienen una pendiente muy pronunciada, una situación que se acentúa en los cuatro portales del bloque en U, con unas barreras arquitectónicas insalvables. Garantizar su accesibilidad fue una demanda en los presupuestos participativos, petición para la que se reservaron 40.000 euros. Finalmente serán casi 60.000. «Vamos a aprovechar que se van a hacer rampas para salvar los peldaños para ejecutar otra de dos tramos longitudinales que asegure también la subida hasta la calle». El Consistorio confía en que las obras se inicien en noviembre.

Al mismo tiempo arrancará también la instalación del ascensor en el Hogar de las personas jubiladas, una reclamación que proviene de los presupuestos participativos de 2016 y cuyo coste se estima en torno a los 80.000 euros. Por último se está definiendo el proyecto de Bidegain que se licitará a finales de 2017. El diseño prevé ampliar las aceras, eliminando una zona ajardinada que recorre la vía. La inversión rondará los 150.000 euros.

Temas

Berriz

Fotos

Vídeos