Las barredoras de Durango hacen aguas

Un operario limpia el vertido de la calzada tras la avería sufrida ayer por su barredora en la calle Montorreta. / Y. R.
Un operario limpia el vertido de la calzada tras la avería sufrida ayer por su barredora en la calle Montorreta. / Y. R.

El Consistorio ultima la nueva licitación del servicio de limpieza, que incluirá más zonas de actuación y el incremento de las frecuencias

MANUELA DÍAZ DURANGO.

El servicio de limpieza de Durango no atraviesa su mejor momento. Ayer, en torno a las 12.30 horas, una nueva avería colapsaba la calle Montorreta de la localidad después de que una rotura del latiguillo de una de las barredoras dejara una estela de aceite hidráulico en la carretera. No es la primera vez que la flota de limpieza sufre una avería. En 2015 se registraron un total de 170, dos más que en 2016 y hasta noviembre de 2017, el número de incidencias ascendía a 174.

Desde la oposición y las asociaciones vecinales llevan años urgiendo a una mejora de las vetustas máquinas y del servicio en general. Y es que este contrato firmado en 2006 se prorrogó para dos años en 2014. En junio de 2016 volvió a ampliarse hasta marzo del pasado año con el objeto de redactar un nuevo contrato. La prórroga extraordinaria ha expirado mientras el Consistorio ultima la futura contratación.

El equipo de Gobierno -PNV y PSE- anunció que está trabajando en las nuevas condiciones de licitación del servicio que acarreará mejoras con un aumento de zonas y de frecuencias. La redacción de las mismas y el cambio de adjudicación ha supuesto que este año se dispare el gasto corriente del Consistorio, que alcanza los 10,7 millones de euros. La subida es del 8,8% con respecto al pasado año. Según explicó la alcaldesa, Aitziber Irigoras, «la mayor parte se debe al nuevo contrato de limpieza y recogida de residuos».

La necesidad de un cambio en el servicio se hace palpable también en el crecimiento demográfico que ha registrado la villa en la última década. Según un estudio hecho público por EH Bildu a finales del pasado año, solo en siete de las doce zonas del municipio se efectuaba una limpieza diaria. En el resto, dos veces a la semana. Residentes en barrios como el casco viejo, el Matadero o San Fausto han criticado en numerosas ocasiones la suciedad de sus calles.

El estado de la flota móvil también está en el punto de mira. A la pérdida habitual de aceite que se enfrentan las barredoras, se suman las averías de los camiones de recogida de basura. Este otoño dos de ellos se quedaban varados en los barrios de San Fausto y Ibaizabal durante más de día y medio.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos