«Han aprendido a conocer sus potencialidades y a saber qué es lo que quieren hacer»

Los jóvenes protagonistas junto a representantes de la Mancomunidad y de la JAED. / M. DÍAZ
Los jóvenes protagonistas junto a representantes de la Mancomunidad y de la JAED. / M. DÍAZ

Behargintza logra reactivar a jóvenes desempleados a través de un taller de reutilización de materiales desechables

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Cuando al durangués Ismael Tejada le llegó una carta del servicio de Behargintza de la Mancomunidad de Durango ofreciéndole participar en un taller de reutilización de materiales desechables, su novia no le dejó titubear. Era una pequeña luz a sus entonces cinco meses en paro. «Me hubiera quedado muy a gusto en casa, no tenía ganas de nada», señalaba. Pero con escasos 23 años y sin haber terminado la ESO, las opciones laborales no llueven del cielo. Lejos de lo que pensaba en un principio, el taller ha dado un vuelco a su vida y tras montar una cooperativa ficticia 'Hexakoop', dedicada al diseño de objetos y muebles con material reciclado, se plantea la posibilidad del autoempleo. Ayer, junto a sus compañeros, donaron parte de los objetos realizados en el curso al proyecto'reparto de enseres' de la JAED.

Se trataba del cierre de este taller pionero de inserción laboral, dirigido a jóvenes de entre 16 y 30 años, en situación de desempleo y sin una formación académica alta. «Un perfil con grandes problemas para la inserción laboral», apuntó el presidente de la Mancomunidad, Aitor López. En estos momentos Behargintza se encuentra en un proceso de captación de jóvenes para iniciar el segundo taller de cuatro meses de duración que se impartirá en su sede de noviembre a febrero. El tercer grupo arrancará entonces hasta junio. El programa cuenta con la subvención del Fondo Social Europeo.

En esta primera hornada han tomado parte los durangueses Ismael Tejada y Jon Gómez, y el abadiñarra Jon Jairo, de 23, 18 y 21 años, respectivamente. Juntos han creado 'Hexakoop,' dedicada a la reutilización de desechos para puffs, mesas, percheros o lámparas. Su experiencia les ha revelado que los residuos son una oportunidad de negocio sostenible y rentable. Además de elaborar con sus propias manos los muebles y objetos, han diseñado tutoriales en You Tube para enseñar cómo dar una segunda vida a la basura y han ideado un perfil en Instagram para colgar sus trabajos.

«Devolverles el favor»

«Vimos que en los escaparates de Durango utilizan cosas reutilizadas para adornarlos y eso nos animó a hacer cosas interesantes y descubrir otra posible salida laboral», apuntó Ismael Tejada, presidente de la cooperativa Hexakoop. Han comenzado a ver la basura con otros ojos. «La gente ve una botella y piensa en desechos, nosotros pensamos que podemos hacer algo», completó su compañero Jon Gómez, que ejerce las labores de administrativo e informático. Sin embargo, para Asier Ordorika, educador del proyecto, lo más importante es que han aprendido a «crear una empresa y a dirigirla, además de aprender sobre redes sociales, carpintería e informática, pero sobre todo, han aprendido a conocer sus potencialidades y a saber qué es lo que quieren hacer».

Emocionados, admitían que el proyecto les ha empujado a seguir estudiando y tener un poco más claras sus perspectivas de futuro. Tejada, se ha propuesto terminar la ESO y hacer un Grado Medio de carpintería. Jon Gómez le ha cogido ganas a la informática y seguirá sus estudios en esta rama. Mientras que Jairo retomará sus estudios de pastelería, que aparcó hace tiempo.

El taller también ha tenido un componente social. Ayer hicieron entrega de ocho artículos decorativos a la JAED, asociación que se dedica a la ayuda de los más desfavorecidos. «Se les va a dar un buen uso», apuntó Covadonga Noval. La idea de surgió de Ismael, que recibe de manera puntual alimentos. «Ellos me ayudan y yo quería devolverles el favor» concluyó.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos