Amorebieta invertirá 235.000 euros en urbanizar el entorno del nuevo ambulatorio

Entorno del ambulatorio que será objeto de mejora. / AYTO.
Entorno del ambulatorio que será objeto de mejora. / AYTO.

Las obras permitirán conectar la plaza Kaitana con el barrio de Santa Ana y se prolongarán a lo largo de tres meses

VIRGINIA ENEBRAL AMOREBIETA-ETXANO.

A las puertas de 2015 se dieron los primeros pasos para la ejecución del nuevo ambulatorio de Amorebieta-Etxano, una obra que cambiaría la fisionomía del encuentro entre las calles San Miguel y San Juan. Ahora, tres años después, la remodelación de esa zona llega a su fin con la última fase del proyecto de urbanización, cuyo presupuesto se eleva a 235.000 euros. Los trabajos ya han comenzado y se prolongarán a lo largo de tres meses.

Tras la puesta en marcha del centro de salud, se arreglaron los viales, convertidos hoy en arterias de entrada y salida de la localidad. Además, se acondicionó la trasera del inmueble, transformándose en la plaza Kaitana. «Se mantuvieron unos árboles que ya existían y que eran punto de encuentro de mucha gente», recuerda Anartz Gandiaga, concejal de Urbanismo.

En torno a ese espacio, se levantan hoy dos bloques de viviendas, unas libres y otras de protección oficial, y entre ellas queda un paso desde el que se visualiza el barrio de Santa Ana. Se demolerá el muro situado junto al parque y se adaptará el terreno para convertirlo en zona peatonal.

Se ejecutará también una rampa, de dos metros de anchura, que ascenderá en zigzag con una longitud de 220 metros. Esta cuesta irá pavimentada con baldosa de granito, al igual que toda la urbanización del entorno del ambulatorio, y contará con doble barandilla de acero galvanizado. Se aprovechará la ejecución de la rampa para instalar la red de pluviales de esta zona en desnivel.

Esta última fase de la urbanización tendrá un segundo propósito: unir las plazas de San Miguel 21 y Kaitana. Para ello se tirará la tapia de la fábrica de ladrillo y en su lugar se colocarán unas escaleras que conecten directamente con la plazoleta. También se colocará una barandilla en las proximidades de la rampa del garaje. Con esta actuación se mejorará el entorno del bloque San Miguel 21 y se ampliará considerablemente la percepción visual.

1.500 metros de zona verde

«Al derribarse el murete, además de conectar distintos espacios, se gana en amplitud y, sobre todo, logramos una zona verde de unos 1.500 metros cuadrados», subraya. En cuanto a la iluminación y a la jardinería, se colocarán veinte farolas a lo largo de toda la zona pavimentada y se extenderá tierra vegetal para sembrar césped y plantar dos castaños, dos robles y cuatro cerezos japoneses.

Con estas obras se darían por cerradas las actuaciones programadas en este área de Amorebieta-Etxano. «La conexión peatonal permitirá rematar el entorno», apuntó Anartz Gandiaga.

Fotos

Vídeos