Alcaldesa, ¿qué hay de lo mío?

La plataforma contra el peaje de la A-8 interviene en un pleno.
La plataforma contra el peaje de la A-8 interviene en un pleno. / M. D.

La nueva ordenanza de participación ciudadana de Durango arrancará en otoño y responderá en un mes a las quejas vecinales

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Las quejas de vecinos y asociaciones ante la falta de respuesta municipal a sus preguntas y reivindicaciones podrían tener los días contados. El Ayuntamiento de Durango ha acordado que todas las peticiones que se reciban, bien por escrito o telemáticamente, tendrán una respuesta en un plazo de entre siete y 30 días. La medida forma parte de la nueva ordenanza de participación ciudadana aprobada por todos los partidos, salvo el PP que se abstuvo, y que entraría en vigor en otoño.

Según la normativa, que ha tardado alrededor de 16 meses en elaborarse y que parte de una propuesta de EHBildu, las peticiones serán contestadas en siete días tras la recepción de la solicitud, en 15 si la propuesta o queja es inadmisible y en 30 si se emite una respuesta definitiva. Además de esta medida el Consistorio hará un ejercicio de transparencia publicando todos los sueldos, tanto de cargos electos como de personal funcionarial, contratos, convenios y subvenciones.

La nueva reglamentación supondrá un impulso a los instrumentos de participación. Además de permitir que asociaciones y vecinos puedan solicitar una audiencia pública, cambiará el orden de las sesiones plenarias. Si hasta ahora los afectados solo podían intervenir una vez acabado el pleno, a partir de ahora podrán explicar la moción antes del debate y votación, algo que en algunas ocasiones ha pasado y que, a juicio de políticos y vecinos, ha afectado a la votación de alguno de los puntos tratado en el pleno como fue el pasado año la aprobación del IBI diferenciado.

Además, los colectivos y residentes podrán formular ruegos y preguntas en las sesiones y también presentar mociones, algo que hasta ahora solo podían hacer a través de un partido político. Participar como oyentes en las comisiones -podrán intervenir si son afectados-, crear entidades ciudadanas para la participación, foros temáticos, consejos de barrios o un foro social municipal que haga un balance del grado de cumplimiento de las asociaciones establecidas en diversos planes y programas municipales, son otras de los aspectos que se incluyen en la ordenanza.

Transparencia

Asimismo en el plazo de seis meses desde la entrada en vigor del reglamento, el pleno deberá aprobar una normativa específica para regular la participación ciudadana en los presupuestos. Los partidos que respaldaron la medida se mostraron favorables de una mejora en la transparencia y la participación. La portavoz del PSE y miembro del equipo de Gobierno local, Pilar Ríos, recordó el compromiso del Ejecutivo -PNV y PSE- en esta materia.

Su homólogo de Herriaren Eskubide, Julián Ríos, criticó no obstante la demora en la aprobación del reglamento que «ha estado paralizado durante un año» y al que se le han recortado varios artículos «importantes». Además, hizo un llamamiento para que esta norma «no quede en papel mojado y suceda como con el foro de la Agenda Local 21 que se ha dejado morir puesto que la última reunión data de 2015».

Temas

Durango

Fotos

Vídeos