Río de Oro agradece el apoyo al pueblo saharaui con una fiesta

Mohamed, en el centro, en el campamento de acogida celebrado en 2014 en Izurtza. / E. C.
Mohamed, en el centro, en el campamento de acogida celebrado en 2014 en Izurtza. / E. C.

La ONG, que acogerá este verano a más saharauis discapacitados en Izurtza, celebrará el sábado una animada jornada en Durango

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Al durangués Mikel del Arco le cambió la vida el verano de 2010 cuando con 22 años viajó a Italia para colaborar en un campamento de menores saharauis discapacitados. «Conocerlos, aprender de ellos, de su alegría, cariño y su superación» fue el detonante que hizo que regresara a Durango con el firme propósito de constituir en la villa, junto con otros voluntarios, la ONG Río de Oro. Aquello fue hace solo seis años y hoy, el colectivo que dio sus primeros pasos con el primer campamento estival para menores saharauis con discapacidad, organiza otros cuatro proyectos que buscan mejorar la vida de saharauis obligados a vivir en los campamentos de refugiados de Tinduf, en Argelia.

Durante estos seis años han vivido momentos muy duros como el fallecimiento en Tinduf de un niño y una niña que participaban en los campamentos o la lucha de Mohamed por recuperarse tras una operación de corazón que le mantuvo varios meses en la UCI pero que por fortuna tuvo un final feliz. Sin embargo, cada día en el campamento es un motivo de «alegría». Algo que avalan los 90 voluntarios que se dan cita cada verano en Izurtza para colaborar en los campamentos.

En julio, la ONG abre sus puertas a once menores, tres más que el primer año. Durante dos meses se consigue apartarles de los más de 50 grados que se registran en Argelia, y se les realiza diversas revisiones médicas, vacunas, tratamiento de enfermedades si fuera necesario y se refuerza su alimentación con una dieta rica y variada.

Su implicación ha sido tal, que el pasado año asumieron la gestión de otros tres proyectos con los 35 voluntarios que se mantienen durante todo el año. Han tomado el testigo a la asociación vecinal Herria con el programa 'Vacaciones en paz' del Duranguesado y de la caravana solidaria que reunió 23 toneladas de alimentos para Tinduf. A esto se suma el proyecto Gammar de empoderamiento a saharauis y que las forma en el conocimiento de su cuerpo, además de ofrecerlas copas menstruales. «Es el primer año con estos cuatro proyectos y si seguimos con esta evolución podríamos seguir creciendo», señaló Del Arco.

Campamento protesta

Su objetivo es ofrecer apoyo al pueblo saharaui para «sobrevivir en un espacio inhóspito que no es su tierra». Además, trabajan en campañas de sensibilización en el Duranguesado sobre el conflicto animando a los ayuntamientos a colaborar e incluso a hermanarse.

Mikel del Arco es consciente que sin la colaboración de la ciudadanía su sueño no hubiera sido posible. Por ello, desde hace seis años organizan un festival para retribuir esa colaboración. «Siempre pedimos ayuda y la recibimos, y es necesario agradecer todo ese apoyo». La fiesta arranca mañana a las 19.00 horas en el Plateruena con la proyección de un documental sobre el campamento protesta de Gdeim Izik.

El sábado la fiesta reunirá en Tabira a más de medio millar de personas con actividades durante todo el día. Los actos arrancarán a las 11 con castillos hinchables, talleres y la actuación de los cómicos 'Binomio Aresti-Echarte'. También se podrá disfrutar de un concurso de paellas, cuya inscripción concluye el viernes . Y a partir de las 20.30 horas y hasta las dos se sucederán los conciertos de los grupos The Lionels y Storm, del Duranguesado, que compartirán escenario con Sangre de mono y DJ Sngermorning.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos