Aenor asegura que Durango es la localidad más accesible de todo el Estado

Enparanza entregó a la alcaldesa el certificado de accesibilidad universal a la biblioteca. / M. DÍAZ
Enparanza entregó a la alcaldesa el certificado de accesibilidad universal a la biblioteca. / M. DÍAZ

Ocho edificios municipales cuentan ya con certificaciones de carácter universal y su objetivo es seguir creciendo hasta 2020

MANUELA DÍAZ DURANGO.

El Ayuntamiento de Durango es el municipio más accesible del Estado. Así lo reconoció la directora de la Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor) en Euskadi, Luz Emparanza, que ayer hizo entrega a la alcaldesa de Durango, Aitziber Irigoras, del certificado de accesibilidad universal a la biblioteca Bizenta Mogel. No es el único edificio que cuenta con esta acreditación. El municipio suma ya ocho instalaciones accesibles y se prepara para hacer más cómodos y seguras otras tres. El resto de municipios que disponen de esta acreditación apenas superan las dos certificaciones.

«Durango está haciendo una gran labor y con cada acreditación se da una vuelta de tuerca con la que mejorar en accesibilidad», señaló Emparanza. No se trata de garantizar que una silla de ruedas entre por la puerta. Adaptar un edificio a todas las discapacidades es tener en cuenta el diseño de las paredes y el propio suelo para quien encuentra el camino tanteando con un bastón, rampas, incorporar doble barandilla, mostradores a dos alturas, señalítica braille, contrastes cromáticos en el suelo, espacios libres de obstáculos, contar con un mostrador a la altura, timbres de alarma en los baños, sistemas adaptados a los audífonos, y un sinfín de «pequeñas cosas» que son un paso importante para garantizar la calidad del servicio a toda la ciudadanía.

Públicaciones de lectura fácil

La biblioteca lleva cinco años trabajando en esta materia y con la de ayer es la tercera acreditación que consigue. Ha incorporado 86 publicaciones de lectura fácil a los 75.244 libros, revistas y dvds que cuenta en su depósito. Sus letras, más grandes de lo normal, favorecen la lectura de personas con visión reducida. Además, cuenta con un timbre inalámbrico en los baños para que en caso de caída o quedarse atrapado el usuario, la intervención sea lo más rápida posible. Las líneas marcan el suelo de cada planta para facilitar el recorrido y los mostradores están adaptados a personas con visión, audición y movilidad reducida.

En el caso de la biblioteca el certificado se obtuvo en 2013 y se ha renovado en 2016 y 2017. «No se mantiene para siempre. todos los años volvemos, pedimos un poco más y vemos que mejoras ha habido», recalcó Emparanza,

El Ayuntamiento obtuvo en 2013el certificado de accesibilidad universal en el SAC, la biblioteca y el euskaltegi. Tres años más tarde, la Musika Eskola, los campos de Arripausueta y Landako I se sumaron a la iniciativa surgida en el Foro de la Agenda Local 21, tal y como recordó la mandataria. Y en lo que llevamos de año se han incorporado a este sello Landako II y las piscinas de Tabira. En total el Consistorio ha invertido 460.000 euros.

El Ayuntamiento adelantó ayer que el próximo año se realizará el diagnóstico del hogar de la tercera Edad, del teatro San Agustín y del Museo de Arte e Historia, «con el fin de continuar construyendo unos entornos más cómodos y seguros para la ciudadanía». Se trata de ver la «viabilidad» de los proyectos para comenzar a acometer las obras. Otro de los edificios que se estudiará será Pinondo Etxea. «El objetivo es que para el 2020 los edificios de mayor afluencia de Durango cuenten con este certificado», apuntó la arquitecta municipal.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos