Abadiño rebajará el IBI a las viviendas cuyo valor catastral sea inferior a 180.000 euros

Representantes del equipo de gobierno y de EH Bildu en un pleno anterior. / V. ENEBRAL
Representantes del equipo de gobierno y de EH Bildu en un pleno anterior. / V. ENEBRAL

EH Bildu censura que «los tipos impositivos siguen siendo los más altos de la comarca y de los más caros de Bizkaia»

VIRGINIA ENEBRAL ABADIÑO.

El Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) sigue siendo tema de conflicto en Abadiño. El martes se aprobaron en pleno las tasas e impuestos que se aplicarán en 2018, que permanecerán congeladas, así como una modificación del IBI. A partir del 1 de enero el valor catastral al que se le aplicará el tipo impositivo del 0,32% en lugar del general de 0,25% se elevará de los 100.000 euros a los 180.000. Pero este cambio sigue sin convencer a EH Bildu. «Los tipos siguen siendo estratosféricos. Los más altos de la comarca y de los más caros de Bizkaia», insiste Mikel Urrutia, portavoz de la coalición, quien cuestiona las razones esgrimidas por la Corporación.

«Justifican que se debe a la geografía del pueblo, que al estar compuesto por tres núcleos se duplican algunos servicios. Pero desde que se subió la recaudación no se ha implementado ningún servicio. Creemos que el afán es recaudatorio» .

La actualización de los valores catastrales que la Diputación llevó a cabo hace casi dos años supuso un incremento en la recaudación de las arcas municipales del 23% por medio de esta tasa que se aplica sobre las edificaciones. Aunque el Ayuntamiento aprobó que tuviera un carácter progresivo, es decir, que fuese mayor para aquellos inmuebles de mayor cotización, una medida que EH Bildu recibió de buen grado, la coalición recriminó al equipo de gobierno su «afán recaudatorio en los nuevos tipos».

2 millones de ingresos

El reproche se repitió el pasado octubre cuando el grupo de la oposición denunció que Abadiño tenía el IBI más alto del Duranguesado, lo que según sus cálculos ha significado que los ingresos superen los dos millones de euros frente al millón y medio anterior a la subida. «En 2016, cuando se realizaba la actualización del catastro, José Luis Navarro -alcalde de la localidad- aseguró que no emplearía la tasa para aumentar los ingresos del Ayuntamiento.

Sin embargo, aquel verano, los Independientes y el PNV decidieron de forma conjunta que las arcas percibirían por medio de este impuesto una cuantía mayor que supone en términos generales un 35,3% más», señaló el portavoz de la coalición.

La aprobación de impuestos trajo otra novedad. En 2017 las viviendas vacías fueron cargadas con un encarecimiento del IBI del 50%. Esta penalización se eliminará, una decisión que EH Bildu no comparte. «Se trataba de una medida enfocada a fomentar el alquiler y como su efecto no ha sido inmediato la han eliminado. Sin embargo, ni los cambios se producen tan rápidamente ni ha habido una política específica para promover el arrendamiento», critica Mikel Urrutia. En su opinión, no se ha dado suficiente información como los beneficios fiscales que conlleva. «De gravarte en un 50% a desgravarte el mismo porcentaje». Urrutia incide, además,en la falta de alternativas. «Ahora lo eliminan porque dicen que no aporta nada, pero tampoco plantean otras medidas»

Fotos

Vídeos