CARTEL GANADOR

Abadiño extrema las medidas de seguridad para el alzado del txopo

Alzado del txopo antes de que se desplomará en 2017. / Y. RUIZ
Alzado del txopo antes de que se desplomará en 2017. / Y. RUIZ

Se recorta la altura del árbol a 12 metros, la mitad del que tenía el año pasado cuando se desplomó sobre la gente, y se amplía el perímetro para el público

YOLANDA RUIZ ABADIÑO.

El popular barrio abadiñarra de Matiena volverá a iniciar sus fiestas de San Prudencio con el alzado del txopo. Pero este año, tal y como advirtieron desde el Ayuntamiento en la última edición, se extremarán las medidas de seguridad para evitar un posible desplome sobre el público, que se saldó con tres menores heridos de carácter leve. «La gente quiere verlo de cerca pero no debe entrañar peligro para los cientos de espectadores que acuden a este acto», resume la concejal responsable del área de Fiestas, Inma Zapardiez.

Para proteger a la ciudadanía de posibles incidencias se ha previsto recortar la altura del txopo. No podrá sobrepasar los 12 metros de longitud, la mitad de la que tenía el que se desplomó el año pasado en el momento en que una treintena de persona se disponía a colocarlo en la rotonda de la avenida Trañabarren.

Autor.
Ignacio Conde Martín, de Abadiño. Ilustró también los 'Sanprudentzios' de 2015 y 2016.
Exposición.
Los cinco carteles presentados al concurso se exhibirán en Errota del 23 de abril al 7 de mayo.

Se ha previsto, asimismo, la ampliación del perímetro de seguridad para seguir de cerca el alzado. Tanto en la zona donde se desplomó el año pasado el txopo como en el área próxima al establecimiento Taberna Zaharra será donde se restringirá la presencia del público.

En estos momentos, además, el Ayuntamiento ha iniciado ya las labores para mejorar el hueco de la rotonda en el que se ancla el árbol. «Parece ser que el problema del año pasado fue que se desplazó un hierro, por eso se está acondicionando el espacio, además de instalar una cuña», según informó Zapardiez. Esta cuestión es la que ha puesto sobre la mesa la numerosa cuadrilla que se encarga de su izado. «Consideran que la altura del árbol no es un problema, pero entienden que la decisión de extremar todas las medidas de seguridad es una cuestión política, No puede volver a ocurrir otro accidente».

Mayor presupuesto

El alzado del txopo marcará el día 27, víspera de San Prudencio, el inicio de las populares fiestas de Matiena. El programa de actos se prolongará hasta el 6 de mayo. Este año, además, volverán a contar con 50.000 euros de presupuesto, que se había rebajado en cerca de 15.000 euros en los últimos años. «La cuestión es que se organizan muchos eventos y no llegaba el dinero», admite Zapardiez, máxima responsable de la comisión de fiestas.

Entre las novedades previstas para esta edición se encuentra también la comida de personas mayores. Por primera vez se eunirá a todas ellas en un mismo espacio. Aunque aún está por decidir, se baraja el frontón o una carpa como posibles emplazamientos. Hasta ahora las más de 200 personas que se reúnen en torno a la mesa se repartían por varios establecimientos hosteleros de la localidad. «Al hacerlo de esta forma nos permite también recortar el precio, por lo que cada uno de los asistentes abonará diez euros, dos menos que en las últimas ediciones».

Dentro del apartado musical, el programa cuenta con la presencia de los grupos Kaotiko, Oxabi, Muted, Malassia y de los navarros Puro Relajo, entre otros. Tampoco faltarán a la cita los concursos gastrónomicos de paellas y tortillas, así como la comida de cuadrillas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos