El Correo

Abadiño cuenta con las tarifas más caras en los servicios deportivos

  • COSTE PARA ABONADOS

  • Ante la reclamación de EH Bildu, el alcalde asegura que «el coste de mantenimiento de las instalaciones obliga a fijar esos precios»

Una comparación con otras localidades del Duranguesado demuestra que Abadiño cuenta con las tarifas de los servicios deportivos más caras del entorno. Son ligeramente superiores a las fijadas en Durango, duplican el precio de los cursos de natación de Elorrio y Berriz, si bien son casi idénticas en relación a las de spinning, gap y fitness, salvo esta última en Elorrio, que es más barata. EH Bildu, el grupo en la opoisción, es quien ha hecho pública la equiparación, de cuyos resultados responsabiliza al Ayuntamiento ya que es quien las regula por medio de una ordenanza fiscal».

El grupo de la oposición señala que es necesaria una «reflexión» en la que recabar información sobre los usos que se le da a las instalaciones, así como un balance de ingresos y gastos para poder determinar cuáles deben ser los precios de los cursos. «Todo ello sin tener en cuenta la rentabilidad de la empresa, sino con el objetivo de ofrecer un servicio de calidad a las personas usuarias. ¿Por qué no es posible tener tarifas similares a otras localidades», lanzan los representante de la coalición.

«Cada instalación es distinta», justifica José Luis Navarro, alcalde del municipio. «Los gastos generales de los centros deportivos de Abadiño son costosos e influyen sobremanera en el precio final: apertura y cierre de la cubierta, su mantenimiento... Además, aquí son necesarias más personas para el control que en otros pueblos». El primer edil recuerda que se hace una auditoría técnica y económica cada año que señala que, en la actualidad, «el beneficio es mínimo». «Las tarifas han de ser esas. Para comparar hay que analizar también el tipo de instalación y cuáles son los costes de hacerlas funcionar».

"Cada uno es un mundo"

Navarro insiste en que es «imposible» reducir el coste en las ordenanzas, «salvo que el Ayuntamiento pierda dinero». «Quizá otros consistorios asuman las pérdidas y no les importe disponer de una infraestructura deficitaria, pero no es nuestro caso». El regidor subraya que su máxima preocupación es la piscina municipal, «un servicio básico», no así el resto de actividades adicionales. «Cuánto más cursos y en mejores condiciones podamos ofrecer, mejor, pero ese objetivo no debe ser a cualquier precio».

Desde la oposición reiteran que el Ayuntamiento de Abadiño aceptó como única opción la propuesta de gestión planteada por la empresa adjudicataria, ante lo que el alcalde de la anteiglesia asegura que «no se puede mejorar». «Son los mínimos precios para asumir los mínimos costes. Si aquí hace falta más personal eso repercute en las tarifas finales. Eso es lo que hay que analizar con detalle para entender por qué se han fijado esos importes. Para nosotros lo más importante es poder mantener el servicio en las mejores condiciones económicas y sociales para la ciudadanía, pero cada instalación es un mundo», remarcó Navarro.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate