El Correo

Durango baila contra la violencia machista

Un momento del flashmob. / Ignacio Pérez
  • Decenas de personas se han unido al 'flashmob' para alzar la voz contra una lacra que sufre una de cada tres mujeres en el mundo

Durango quiere «romper las cadenas» que mantiene ligada la sociedad a la violencia machista. Por ello, en el segundo 'flashmob' que organiza la asociación Andereak en colaboración con el Ayuntamiento se ha buscado este domingo la complicidad de los durangueses con la versión en euskera de la canción 'Break the chain' a la que ha dado voz la conocida cantante abadiñarra Idoia Bediaga. La coreografía, ideada por la cubana Inalvis Etxebarria, se ha introducido en cuatro centros educativos con el objeto de calar entre los más jóvenes.

La versión en euskera ayudará a asimilar mejor el mensaje y «llevarlo al terreno» de los jóvenes, admitió Idoia Bediaga, de 22 años y conocida por haber participado 'Kantu' de ETB y La Voz, donde llegó a semifinales. «Creo que llegará y espero que lo interioricen los jóvenes», manifestó. Con respecto al trabajo que emprendieron hace unos meses reconoció que ha sido más complicado de lo esperado pero que ha quedado «muy bien». Oier Palomo se ha encargado de los arreglos musicales.

La representación, que ha tenido lugar este mediodía, buscaba que todo Durango saliese a la calle para mostrar su repulsa a la violencia contra las mujeres. Decenas de personas se han unido al baile para alzar la voz contra una lacra que sufre una de cada tres mujeres en el mundo.

La cita ha arrancado con un pasacalles que ha salido de Santa María para recorrer el Casco Viejo de la mano de Kriskitin y llegar a Ezkurd, donde se ha representado el 'flashmob'. A cada participante se le ha entregado un fular. Acto seguido ha continuado la jornada con la participación del grupo batukandra.

Esta campaña se enmarca dentro de la jornada internacional que se desarrolla con motivo del 14 de febrero para hacer hincapié enque los mitos del amor que proclama San Valentín –amor romántico, ideal y sin condiciones– pueden fomentar relaciones en las que se perpetúa la dominación, el sometimiento y, en última instancia, la violencia. No obstante, quiso recordar que la lucha contra la violencia hacia las mujeres «no es tarea de un día sino de todo el año».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate