El Correo

«Es importante estar preparados para tratar la muerte con menores de forma natural»

Psicólogos de ASBIDU imparten una charla sobre el duelo.
Psicólogos de ASBIDU imparten una charla sobre el duelo. / M. G.
  • Profesores y orientadores de la comarca se forman para «responder adecuadamente a las preguntas que se planteen en las aulas»

El duelo ante la pérdida de un ser querido es una experiencia universal y al mismo tiempo única. Cada persona, dependiendo de su personalidad, su experiencia, el contexto del fallecimiento y la relación con el fallecido, lo vive de manera particular. También es fundamental atender a la etapa vital en la que se encuentra el afectado y a su edad, ya que las diferencias en el modo de elaborar este proceso emocional vienen determinadas por su desarrollo, tanto cognitivo como emocional. Por ello, es imprescindible que los centros educativos estén preparados para saber cómo actuar y cómo ayudar a los escolares que han sufrido alguna pérdida.

La Asociación de Pérdida y Duelo de Bizkaia (ASBIDU), agrupación laica y sin ánimo de lucro, da soporte desde hace un año a todas aquellas personas que han sufrido el fallecimiento de un ser querido o que se enfrentan a una enfermedad muy grave. Ofrece un servicio de formación específica sobre el duelo, en el que ya han tomado parte profesores y orientadores escolares de la comarca en Durango. «Durante el curso estuvo muy presente la importancia de actuar correctamente para no añadir más dolor, lo necesario que es mostrar respeto por la manera de vivir y manifestar el dolor de cada persona y la importancia de estar preparados para tratar la muerte con los menores de manera natural, pudiendo responder a todas sus preguntas. Es necesario formar al profesorado, porque una educación para la vida debe abordar un tema tan vital como la muerte», indican desde el colectivo.

"Compartir el dolor

«Compartir el dolor»

La agrupación recomienda que «se facilite al menor expresarse emocionalmente». Cuestión que no siempre resulta fácil en una sociedad donde «la muerte aún sigue siendo un tema tabú». «Negamos la enfermedad y tendemos a apartar la muerte. Parece que es de mal gusto hablar de las pérdidas y que lo que está bien es aguantarse las lágrimas y guardar el dolor en la intimidad. Faltan espacios en los que compartir el dolor y eso genera un sufrimiento añadido», aseguran psicólogos de ASBIDU, que organizan charlas para ahondar en la concienciación social y en la educación sobre el duelo en fechas señaladas como Todos los Santos o en Navidad.

Según explican el dolor de una persona que ha perdido a un ser querido llega a ser tan intenso que «puede generar sentimientos, pensamientos o conductas difíciles de entender por uno mismo y por el entorno». Hay personas que tienden a la hiperactividad o a todo lo contrario, y todas esas reacciones «son normales». Por ello, es fundamental «permitirse sentir» y «concederse tiempo». El duelo tiene una razón de ser. Es, en definitiva, «el proceso de adaptación a una nueva realidad y es atemporal». «En una charla una chica comentó que al oír la cerradura de casa, pensó que volvía la persona fallecida y se recriminaba por ello. Pero es completamente normal que la persona en duelo espere que el familiar regrese», subrayaron.

La asociación asegura, además, que esa creencia tan extendida de que «el tiempo lo cura todo» es un mito ya que el duelo requiere de un componente activo de la persona. «Supone integrar que a partir de ahí la vida es distinta y hay que volver a aprender a vivir», explican. Por ello, ASBIDU ofrece las claves para no perderse en el proceso del duelo, un camino que tarde o temprano debemos recorrer todos.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate