La Diputación quiere descontaminar un área equivalente a 589 campos de fútbol

Las dos márgenes de la ría en su desembocadura, el corazón del Bilbao Metropolitano./Ignacio Pérez
Las dos márgenes de la ría en su desembocadura, el corazón del Bilbao Metropolitano. / Ignacio Pérez

El nuevo Plan Territorial del Bilbao Metropolinato descarta convertir en asfalto otras superficies

JESÚS J. HERNÁNDEZ

El entorno de la ría es uno de los lugares donde más se deja notar la transformación que ha vivido Bizkaia desde 2006. Lo recordó ayer el diputado Vicente Reyes (PSE) durante la presentación en las Juntas del primer documento del Plan Territorial Parcial (PTP). Es el primer avance del futuro inmediato de los 35 municipios que componen el Bilbao Metropolitano. Entre las líneas maestras de la Diputación sobresale una: no es momento de ocupar más suelo. Hay 864 hectáreas que deberían emplearse antes de ampliar la mancha del asfalto. 589 de ellas, tantas como campos de fútbol, son terreno industrial contaminado que se puede recuperar. A otras 275 se les podría cambiar el uso porque nunca se ocuparon o porque son solares en la actualidad.

El mayor problema para el tratamiento de suelos potencialmente contaminados es su alto coste. «Será necesario implicar a todas las instituciones y también al sector privado», reconoció Reyes. No es una práctica nueva. El aeropuerto de Loiu o el centro comercial Artea (Leioa) se levantaron en viejos vertederos. La mayor parte de estos espacios alojaron instalaciones de industria pesada y de primera transformación de metales. Entre sus restos, el lindane es uno de los más conocidos por su peligrosidad, pero son más comunes metales, aceites minerales e hidrocarburos. Bizkaia concentra un porcentaje alto de suelos con estos restos. Hay tasas superiores al 40% en algunos puntos del Bilbao Metropolitano mientras que Gipuzkoa está en el 32,5% y Álava en el 13,6%. Los técnicas de descontaminación más frecuentes son el lavado químico del terreno y, en casos peligrosos, el excavado y la retirada del terreno a celdas de seguridad.

«Corredores verdes»

El último PTP se remonta a 2006; es la norma que rige sobre el suelo vizcaíno, aunque los ayuntamientos tienen la última palabra en cada parcela. «Era un momento de expansión, de euforia económica, donde se preveía que habría que utilizar mucho suelo. Se optó por sectorializar: viviendas a un lado, fábricas a otro. Ahora sabemos que eso genera problemas de movilidad y vamos a un modelo mixto, con viviendas, industria limpia y servicios reunidos», detalló el diputado de Transportes y Cohesión Territorial. Ha pasado el tiempo de «grandes centros comerciales en el exterior de núcleos urbanos y a los que sólo se podía llegar en coche». Reyes recordó una máxima conocida: «El código postal influye más en la salud que el código genético». «La nueva ordenación incide en la salud. Hay que crear corredores verdes en las zonas urbanas. Utilizar lo que hay, ya sea una plaza pequeña o un solar, para crear archipiélagos verdes que podamos ir conectando».

El documento presentado ayer ha sido trabajado con los técnicos municipales, pero todavía «no contiene normativa». Arranca ahora un periodo de «debate y exposición pública» durante el que el área de Transportes, Movilidad y Cohesión Territorial recurrirá a foros públicos y redes sociales para darlo a a conocer.

Temas

Bizkaia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos