La Diputación cobrará a Gipuzkoa entre seis y diez millones por tratar sus basuras

Las cenizas serán depositadas en el vertedero de Artigas. /
Las cenizas serán depositadas en el vertedero de Artigas.

El convenio entre ambas instituciones forales fija en 135,30 euros el precio por tonelada que se incinere en Zabalgarbi a partir del 1 de septiembre

JOSÉ DOMÍNGUEZ

Ya se conoce el día de inicio y el precio. El primer camión cargado de basura del territorio vecino llegará a Bizkaia el 1 de septiembre y el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa deberá pagar un total de 135,30 euros por cada tonelada que se incinere en la planta de Zabalgarbi. Son los pormenores del convenio que firmarán ambas diputaciones y que el jueves dio a conocer el responsable guipuzcoano de medio Ambiente, José Ignacio Asensio. Por ahora resulta imposible concretar el montante final del acuerdo alcanzado, marcado por la «flexibilidad» tanto en la intensidad de la llegada de los desechos como del periodo definitivo. En cualquier caso, y ajustándose a los plazos más amplios –otoño del año que viene, que es cuando se prevé poner en marcha la incineradora que se construye en Zubieta–, el coste que tendría que abonar la institución liderada por Markel Olano rondará entre seis y diez millones de euros.

La amplitud del margen variará en función de las necesidades reales de la propia sociedad pública que gestiona los residuos en Gipuzkoa (GHK). Sobre el papel, ambas instituciones han mostrado también manga ancha en este sentido. Entre septiembre y diciembre la cantidad estimada que puede llegar a Bizkaia oscilará entre las 20.000 y las 25.000 toneladas «en crudo», sin ningún tratamiento. A partir de enero, sin embargo, el abanico se amplía entre las 25.000 y las 60.000. Lo que precise la institución foral vecina mientras entran en funcionamiento «de forma paulatina» las infraestructuras de Zubieta, «entre marzo y abril» la Planta de Tratamiento Biológico –TMB–, y en otoño la incineradora.

Lo que no varia en cualquier caso es lo que le cobrará la sociedad foral Garbiker por quemar los residuos en Zabalgarbi y llevar las cenizas resultantes a Artigas. Será un precio doble: por un lado la tarifa pública de 119,76 euros por tonelada que abonan los ayuntamientos del territorio sin ninguna bonificación. José Ignacio Asensio remarcó que a esa cantidad hay que sumar un plus de otros 15,54 euros también por tonelada como compensación a la «variación de flujos» que provocará en las propias basuras vizcaínas. Porque el diputado aseguró que Zabalgarbi está ya al 95% de su capacidad con los residuos locales, lo que obligará a la propia Garbiker a derivar parte de estos desechos a otras instalaciones al menos hasta que se ponga en marcha la TMBen Zubieta, cuando ya no hará falta llevar nada sin tratar a Zabalgarbi y se anulará ese pago extra.

85 euros en Cantabria

El responsable foral guipuzcoano subrayó que este precio «entra dentro de los límites» ya presupuestados porque el cómputo total está «por debajo de nuestra propia tarifa». En cualquier caso, lo que se abone a Bizkaia será más del doble de los 60 euros que ahora le cuesta al GHK depositar cada tonelada en el vertedero de Lurpe, en la localidad de Mutiloa. Y estará muy lejos de los 85 que abonó durante más de un año al gobierno de Cantabria por llevar sus residuos al depósito de la localidad de Meruelo. La diputación de Gipuzkoa, sin embargo, decidió no renovar en agosto de 2017 el contrato para ahorrarse 3,5 millones de euros anuales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos