Detienen a un narcotraficante de Muskiz por surtir a «un auténtico ‘hiper’ de la droga» en La Rioja

Uno de los detenidos en la operación antidroga. / GUARDIA CIVIL

La operación policial se ha saldado con diez detenidos, entre ellos el vizcaíno y el cabecilla de la red, un riojano que guardaba droga en casa de sus abuelos nonagenarios

Solange Vázquez
SOLANGE VÁZQUEZ

La Guardia Civil y la Policía Nacional han desmantelado, en una operación conjunta, «un auténtico hipermercado de la droga» en La Rioja, según anunció ayer el delegado del Gobierno de esa comunidad, Alberto Bretón. Las pesquisas de ambos cuerpos han permitido la detención de diez personas, entre ellas un vecino de Muskiz, nacido en Barakaldo, que se encargaba de surtir de sustancias estupefacientes al negocio.

Según fuentes policiales, el líder del grupo, natural de la localidad riojana de Tricio, era el responsable de contactar con distribuidores de Bizkaia para la adquisición de grandes cantidades de sulfato de anfetamina y cocaína. «Una vez cerrado el trato y pagada la droga, el traficante de Muskiz se encargaba de su traslado hasta la localidad riojana de Manjarrés, para lo que adoptaba numerosas medidas de seguridad, tanto en el uso de sus comunicaciones como en sus desplazamientos para intentar evitar cualquier tipo de seguimiento», explican las mismas fuentes.

Tanto este individuo como el cabecilla de la red, que acumulaba la droga en Manjarrés -donde estaba el ‘hiper'-, se encuentran ya en la prisión de Logroño, mientras que los demás arrestados han quedado en libertad con cargos, a la espera de juicio. Todos ellos son de nacionalidad española y tienen edades comprendidas entre los 22 y los 41 años.

Al parecer, el negocio movía grandes cantidades de droga -cocaína, speed, ketamina, éxtasis y marihuana- y generaba suculentos beneficios. De hecho, sólo los estupefacientes requisados por las fuerzas de seguridad, que tenían como destino La Rioja y la Ribera de Navarra, tendrían un valor superior a los 750.000 euros en el mercado negro, una vez adulterados.

La operaciones de la Guardia Civil y de la Policía Nacional que han permitido desmantelar la red se iniciaron el año pasado por separado, pero con el transcurso de los meses terminaron confluyendo. Los agentes sospecharon de la existencia de un grupo criminal asentado en La Rioja, dedicado a la introducción de grandes cantidades de sustancias estupefacientes en esta comunidad.

Ocultación, preparación y venta de droga

En los primeros meses de investigación, se logró poner nombre y apellidos al responsable de este grupo, un vecino de la localidad de Tricio y, a partir de ahí, se fue identificando al resto de componentes, así como las funciones que desempeñaban cada uno de ellos en el entramado criminal. La investigación también permitió esclarecer los métodos que utilizaban para la adquisición, ocultación, preparación, venta y posterior distribución de todo tipo de sustancias estupefacientes entre otros traficantes de La Rioja y de la Ribera de Navarra.

Según fuentes policiales, cuando las sustancias estupefacientes llegaban a Manjarrés, el jefe del grupo criminal procedía a ocultar la droga en casa de sus abuelos nonagenarios, que ignoraban por completo que su vivienda era escenario de tales actividades delictivas. Después, el líder y sus colaboradores trasladaban la mercancía a un chamizo de la misma localidad, donde la manipulaban y preparaban para sacarla a la venta.

Este chamizo llegó a convertirse en «un hipermercado» de la droga, al que acudían diariamente numerosos consumidores y otros traficantes de La Rioja y Ribera de Navarra para abastecerse de speed, cocaína, marihuana, ketamina, cristal y pastillas de éxtasis, han detallado los responsables de la Guardia Civil y Policía Nacional.

Las claves de la operación conjunta

Registros y droga requisada.
En el marco de ambas operaciones –la de la Guardia Civil, bautizada como ‘Tritium’ y la de la Policía Nacional, llamada ‘Kelos’– se han practicado 12 registros domiciliarios y se han intervenido 13.156 gramos de speed, 1.373 de cocaína, 3.242 de marihuana, 327 de ketamina, 178 de cristal, 195 pastillas de éxtasis y una prensa para compactar cocaína.
Vehículos y dinero.
También han sido ocupados 6 vehículos, 5.470 euros en moneda fraccionada, documentación, material informático y todos los útiles necesarios para la elaboración, pesaje, envasado y distribución de las distintas sustancias estupefacientes.
Grandes beneficios.
La droga intervenida, una vez adulterada, hubiera alcanzado en el mercado ilícito un valor de 752.195 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos