Ingresa en prisión el cabecilla de la agresión que dejó sin visión en un ojo a un joven en el metro

Ingresa en prisión el cabecilla de la agresión que dejó sin visión en un ojo a un joven en el metro

De 19 años y salido en noviembre de un centro de menores, ha sido trasladado a la cárcel de Basauri junto a otro de los detenidos ayer. El tercero sigue a disposición judicial

AINHOA DE LAS HERAS

L. W.E.Y.E.H, el joven de 19 años que encabezó la agresión en el metro de Abando que dejó sin visión en un ojo a un portugalujo de 23 años, ha ingresado en la cárcel de Basauri. Junto a él, uno de los dos colaboradores en el ataque detenidos ayer. El tercer arrestado sigue a disposición judicial, según ha informado la Ertzaintza.

El ya encarcelado había salido del centro de menores de Zumarraga a mediados del pasado mes de noviembre, después de cumplir condena por una serie de asaltos en comercios, en especial fruterías. Ahora se le imputa un delito de robo con violencia y otro de lesiones.

La investigación recayó en la comisaría de Bilbao. La colaboración ciudadana ha resultado crucial en la identificación de los sospechosos, cuyas fotografías colgadas en las redes sociales se habían hecho virales en los últimos días. Los agresores llevaban la misma ropa que cuando atacaron a la víctima, una escena que fue grabada por las cámaras de seguridad del suburbano y que publicó este periódico.

El joven herido recibió el alta médica el pasado martes y «está bien y tranquilo» en casa, según informó su padre. Ingresó en estado grave a primera hora de la mañana del pasado viernes con una lesión en el ojo izquierdo: el agresor le pinchó varias veces en la cara con el cuello roto de una botella de cristal. Según fuentes municipales, el muchacho podría llegar a recuperar la vista. También sufrió fractura del tabique nasal y cortes en el cuero cabelludo. Su acompañante presentaba una contusión en un ojo y diversos traumatismos, aunque de mejor pronóstico.

Perseguidos

Según la versión facilitada por el padre del herido, el chico regresaba a casa con un amigo, de su misma edad, tras prolongar la celebración de la feria de Santo Tomás cuando fueron abordados en la calle Arbolantxa por dos individuos que intentaron robarles el móvil. Las víctimas les hicieron frente y evitaron que se consumara el hurto. Sin embargo, cuando se marchaban hacia la estación de Abando, fueron perseguidos por un grupo más numeroso que les lanzó botellas y vasos.

Los dos amigos se metieron en la boca del metro en Berastegi seguidos por los agresores, que les alcanzaron en las escaleras mecánicas. Allí fueron objeto de «una brutal agresión en grupo», según detalla la nota de prensa emitida ayer por el Departamento de Seguridad. Ese mismo día, Labib W.E.Y.E.H. y un amigo, también implicado en la agresión, fueron identificados en la Herriko Plaza de Barakaldo por una requisitoria judicial. Desde entonces, la Policía les seguía la pista.

Durante la Nochebuena se multiplicaron los incidentes, algunos de los cuales aún no habían sido hechos públicos. Un joven recibió cuatro puñaladas a las 5.45 horas en una pelea en la calle Mazarredo. El herido, al que también asestaron un mordisco en el pómulo, fue evacuado al hospital de Cruces. Esa misma madrugada, varios desconocidos forzaron la caja fuerte de la clínica Euskalduna llevándose el dinero que había dentro. Los asaltantes, que pudieron acceder por el garaje, causaron destrozos en las oficinas e intentaron robar también un coche sin conseguirlo. Además, se investiga la agresión denunciada por una menor de 16 años en un portal de la calle Zumalakarregi cuando regresaba a su casa poco antes de la cena de Nochebuena.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos