Detenido en Bilbao un miembro de una red que transportaba inmigrantes ilegales en camiones frigoríficos

Uno de los detenidos de la organización dedicada a la inmigración ilegal / MINISTERIO DEL INTERIOR

A esta organización se le atribuye la introducción de un centenar de personas, de nacionalidad iraquí, en Reino Unido durante 2017 a través de puertos como el de Santurtzi

IÑAKI JUEZ

Al menos seis personas han sido detenidas, una de ellas en Bilbao, en la desarticulación de una organización internacional de origen iraquí dedicada a la introducción irregular de compatriotas en la Unión Europea. Se les atribuye la introducción ilegal de alrededor de un centenar personas en el pasado año.

La organización introducía inmigrantes de forma irregular en espacio Schengen desde el Kurdistán iraquí hasta países del norte de Europa, España o Francia, donde se les introducía en camiones frigoríficos con destino Reino Unido. Se les considera autores de los casos descubiertos en áreas de servicio de Ferreruela de Huerva y Villafranca del Campo, en la provincia de Teruel.

Las investigaciones se iniciaron cuando el pasado mes de febrero de 2017, en un área de servicios de la población de Ferreruela de Huerva (Teruel) seis inmigrantes de nacionalidad iraquí (cuatro de ellos menores) y de la misma familia, son localizados en el interior de un camión frigorífico. El mismo día se tuvo conocimiento de otro hallazgo de inmigrantes en situación irregular ocurrido en Chiva (Valencia). En este caso, son halladas dos personas de origen iraquí en el interior de un camión frigorífico.

Días más tarde, en marzo de 2017, en un área de servicio de Villafranca del Campo (Teruel) en el interior de un camión frigorífico que se dirigía a Reino Unido se localiza a ocho inmigrantes (cuatro de ellos menores) de nacionalidad iraquí. Fueron las propias personas transportadas en el interior de los remolques frigoríficos, quienes dieron la voz de alerta llamando a emergencias ante el temor a morir de frío.

Operación conjunta

Por los hechos anteriores y de forma paralela, agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil iniciaron sendas investigaciones para el esclarecimiento de los hechos, lo cual llevó a coincidencias entre ambos cuerpos. Detectadas dichas coincidencias, se creó un equipo conjunto de trabajo, coordinado por el Centro de Inteligencia y contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), con la finalidad de desmantelar la organización criminal asentada en España y sus ramificaciones en otros países. Se valoró también la importancia de incorporar a Europol, para mantener el intercambio permanente de información con otros países de la Unión Europea.

Las investigaciones se centraron en el principal responsable de la red, un iraquí nacionalizado español residente en Valencia, que dirigía los traslados de los inmigrantes por diferentes países de la Unión Europea, mientras que el resto de integrantes de la organización actuaban a modo de célula itinerante. El precio del traslado en frigorífico, un método novedoso en los delitos de inmigración ilegal, oscilaba entre los 3.000 y 10.000 euros por persona en función de la modalidad de introducción y del riesgo para la integridad física.

El transporte se realizaba, bien a través del corredor Cantábrico-Mediterráneo hasta puertos del norte de España como Santurtzi y Santander, bien a través de puertos y pasos fronterizos del norte de Francia, como Calais o Dunkerque. En cada vehículo viajaban grupos de entre 6 y 8 personas, generalmente familias con hijos menores de edad (incluso bebés de pocos meses) en el interior de camiones frigorífico con destino a Reino Unido.

Suministrar hipnóticos

Los integrantes de la organización procuran obtener información detallada sobre del destino de los transportes y aprovechan el descanso nocturno del conductor del camión para, sin su conocimiento, introducir a las personas en el interior del remolque. Para ello, recolocaban la carga del camión (generalmente hortalizas) y acondicionaban un pequeño espacio en el que viajan (y se ocultan) las personas traficadas a las que llegaban incluso a golpear o suministrar algún hipnótico para evitar que entraran en pánico mientras viajan en el interior del camión

Los encargados de realizar esta maniobra tenían la habilidad suficiente para la apertura de las cerraduras y sustitución de precintos sin que sea detectado forzamiento alguno cualquiera que sea el sistema de cierre del remolque. El tiempo de estancia en el interior del camión rondaba entre 30 y 40 horas, normalmente vehículos frigoríficos a temperaturas que no superan los 4ºC.

Como resultado de las investigaciones, se han realizado simultáneamente cinco registros domiciliarios y de un local en Valencia, en los que han intervenido 15.000 euros y 8.000 dólares en efectivo, documentación bancaria, justificantes de remesas de dinero, soportes informáticos y dispositivos móviles cuyo contenido está siendo analizado por expertos, así como varios documentos de viaje. A los detenidos, que han sido puestos este viernes a disposición judicial, se les atribuye los delitos de pertenencia a organización criminal, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, falsedad documental y blanqueo de capitales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos